policiales policiales
miércoles 19 de agosto de 2015

Una persona en estado de ebriedad violó salvajemente a una anciana de 80 años

Una mujer de 80 años fue violada por un depravado de 55 años, quien se encontraba alcoholizado. El caso conmociona a los habitantes de la ciudad de Loreto, en Santiago del Estero.
La Policía está investigando el aberrante hecho bajo un total hermetismo. Sólo pocos datos trascendieron en las últimas horas. El aberrante hecho sucedió el fin de semana pasado en el interior de una casa ubicada en el barrio El Remanso. El depravado, alcoholizado, habría aprovechado que la octogenaria estaba sola en la casa e ingresó para luego someterla a sus más bajos instintos. El acusado tiene domicilio en el barrio El Porvenir, de la ciudad de Loreto. 
El sujeto —luego— se retiró de la vivienda y aún se investiga si además de abusarla sexualmente a la mujer también habría robado elementos o dinero. 
La mujer nunca avisó a sus familiares lo sucedido, pero en las últimas horas comenzó a sentirse mal de salud.
Uno de los familiares le preguntó qué le estaba sucediendo y la mujer, quien sufriría problemas mentales, contó lo que le había pasado. Así fue como el hecho salió a la luz y los más allegados radicaron una denuncia en la dependencia policial. Los investigadores comenzaron a realizar averiguaciones y tras el testimonio de la víctima lograron dar con el sujeto. 
El magistrado de turno, luego de recibir el informe policial, ordenó la inmediata detención del sujeto que se concretó en la jornada de ayer. El hombre fue alojado en la Seccional 27ª, donde espera ser indagado, precisaron las fuentes consultadas.
Contención
En tanto, la víctima recibió contención familiar y además fue revisada por un médico por las lesiones sufridas. 
El caso fue repudiado por los vecinos en la red social. El hombre salvajemente atacó y se aprovechó de la mujer de 80 años, precisaron las fuentes consultadas. 
El depravado está acusado del supuesto delito de abuso sexual en perjuicio de la mujer octogenaria.
Fuente:

Más Leídas