policiales - Guaymallén Guaymallén
jueves 10 de noviembre de 2016

Una mujer denunció a su ex por golpeador y también lo acusó de robo

La causa recayó en la fiscalía de Juan Carlos Alessandra, quien imputó al hombre por los delitos de violencia de género y robo agravado. Fue en Guaymallén.

Una mujer cansada porque su pareja vivía golpeándola terminó denunciándola, no sólo por este motivo, sino que también lo dejó en descubierto como uno de los autores de un violento asalto a mano armada.

La causa recayó en la fiscalía de Juan Carlos Alessandra, quien imputó a Narváez por los delitos de violencia de género y robo agravado por uso de armas.

Este criterio es el mismo que utilizó el juez de Garantías Marcos Pereira, quien mantuvo las mismas acusaciones, razón por la cual el sujeto se encuentra detenido en el penal a la espera de ser juzgado. La causa ya fue elevada a juicio por Alessandra.

El caso tuvo su origen en los reiterados golpes que el hombre le propinaba a su pareja. El ataque más cruento sucedió el 19 de junio pasado en Guaymallén, cuando la mujer fue objeto de la brutalidad del hombre.

Después de haber guardado silencio durante mucho, esa vez, sin embargo, fue la gota que rebalsó el vaso y el 20 de junio de este año concurrió a la Oficina Fiscal Nº9 de Guaymallén, donde radicó la denuncia por los malos tratos recibidos.

Luego la víctima fue remitida al Cuerpo Médico Forense, donde se constataron las lesiones.

En la Oficina Fiscal declaró ante el fiscal Alessandra que no sólo padecía actos de semejante brutalidad, sino que Narváez era miembro de una banda de asaltantes que había atacado con singular violencia a los dueños de una vivienda en la calle Tito Laciar al 1200, de Guaymallén.
Fases del asalto
En la casa mencionada, además de golpear a las víctimas –el propietario recibió un fuerte cachazo en la cabeza previo ser atado con un alargador– robaron numerosos electrodomésticos.

Pero esto no dejó satisfechas las pretensiones de los malvivientes y fue así que, aprovechando del estado de pánico en que se encontraban las víctimas, revolvieron todo el hogar y se apoderaron de diversas joyas y la suma de $3.000 en efectivo.

Además, los obligaron a entregar las llaves de una camioneta VW Suran y tras cargar todo en un auto Sandero, partieron raudamente sin dejar rastros.

Este robo fue detectado por un vecino que salió corriendo detrás de los delincuentes arrojándoles un amortiguador para ver si podía detenerlos, pero no pudo lograr su propósito.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas