policiales policiales
domingo 17 de abril de 2016

Una mujer denunció que su ex pareja la golpeó en la calle y le fracturó un pómulo

La víctima vivía en Neuquén y tras agravios y amenazas de más de un año escapó a San Rafael. Allí fue atacada por el hombre

Un verdadero calvario vive en una mujer de 37 años que el pasado martes fue atacada a golpes por su ex pareja, que la persigue desde que se separaron, hace más de un año y medio.

Es que Natalia tuvo que huir de Rincón de Los Sauces, en Neuquén, donde vivía con 4 de sus 5 hijos, tras las sucesivas amenazas e insultos que lo propinaba el padre de su última beba.

Cansada de los malos tratos, desde hace un tiempo Natalia decidió escapar hacia San Rafael con el menor de sus hijos y su actual pareja, pero el escondite no duró mucho tiempo porque Ricardo llegó hasta el departamento sureño y luego de seguirla con su auto la abordó a pocos metros de su actual trabajo, según denunció.

Allí la increpó porque sostenía que no poder ver a su hija y tras abrir la puerta del vehículo de Natalia, la tomó del cuello y le aplicó tres trompadas. Una de ellas le fracturó un pómulo. La escena fue advertida por una parejita que dio aviso a la policía y un agente que presta servicios en la Comisaría 32 se acercó pero no pudo impedir la agresión. El joven de 29 años, oriundo de San Rafael, huyó y por ahora nadie lo pudo ubicar.

Dolorida y shockeada por el mal momento, la mujer denunció el hecho en la sede policial y solicitó una orden de restricción de acercamiento que aún no pudo ser notificada.

"Aparentemente el hombre estaría oculto en la casa de sus padres", dijo Natalia a UNO y agregó que "estoy muerta de miedo porque desde hace casi dos años que vivo este infierno".

Ambos se conocieron en Bahía Blanca y luego emigró a Rincón de Los Sauces donde Ricardo empezó a trabajar en una empresa que brinda servicios petroleros.

Allí formaron pareja y Natalia, que ya tenía cuatro hijos, quedó embarazada de Bianca.

"A partir del embarazo todo se derrumbó porque Ricardo se volvió agresivo", recordó y añadió: "A los tres meses de embarazo nos separamos porque en cada discusión él comenzaba a romper toda la casa".

Así, entre idas y venidas, la víctima cursó una orden de no acercamiento debido a los numerosos agravios y amenazas que recibió de parte de su ex pareja que le reclamaba constantemente, hasta que se enteró de que Natalia estaba de novia con otra persona.

"Eso lo desestabilizó y las agresiones empezaron a repetirse casi todos los días", señaló Natalia, quien recordó que "hasta ese instante nunca me había pegado".

"Ricardo comenzó a beber", dijo y "se juntaba con gente peligrosa, por eso decidí no exponer a mi hija a esas situaciones". Sin embargo nada calmó al joven que no dejaba de molestarla a toda hora.
Es así que ella y su actual pareja decidieron emigrar a San Rafael, pero la tranquilidad duró poco tiempo porque el acusado supo del paradero de ambos y también viajó hasta este departamento.

"En Rincón de los Sauces me sentí desprotegida porque él nunca respetó la orden de no acercamiento y la Justicia nunca lo sancionó", mencionó una angustiada Natalia que reclamó "protección porque tengo miedo que nos pase lo peor" .
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas