policiales policiales
sábado 20 de agosto de 2016

Una docente italiana de la UNCuyo fue golpeada en un asalto

La mujer estuvo casi media hora sin poder moverse por las heridas sufridas y sin que nadie la socorriera.

Momentos de terror soportó una docente italiana de la UNCuyo que fue asaltada en la tarde del jueves cuando volvía de dar clases. Un delincuente la golpeó y le robó la cartera a pocas cuadras de su casa. La mujer estuvo casi media hora sin poder moverse por las heridas sufridas y sin que nadie la socorriera. Quedó internada y podría ser operada.

María Grazia Fresu (59) regresaba de la universidad tras dar la clase de italiano cuando alrededor de las 16.30 y a poco de llegar a su vivienda en la Sexta Sección, en Ciudad, un hombre se le acercó en calle Misiones y le dijo algo que no llegó a entender.

Acto seguido este individuo le mostró una pistola y le pidió la cartera. Casi sin reaccionar la mujer recibió un cachazo en la frente que la dejó tendida en el suelo. Con la víctima reducida, el delincuente, de unos 25 años, escapó rápidamente con la cartera.

María había quedado prácticamente inconsciente por el golpe y casi sin fuerzas para ponerse de pie y tocar el timbre de alguna casa para pedir ayuda. Así estuvo más de 20 minutos sin que pasara nadie por la calle, hasta que tomó fuerzas y empezó a caminar.

Con la cabeza ensangrentada llegó hasta su domicilio y una familiar llamó a la policía para denunciar lo sucedido.

En escasos minutos arribaron los efectivos policiales y una ambulancia, que trasladó a la docente a la Clínica de Cuyo. Allí fue atendida, le colocaron puntos de sutura en la cabeza por el cachazo y le realizaron varios estudios, entre ellos una tomografía.

Estos exámenes arrojaron una fractura de húmero y del manguito rotador del hombro. También la víctima padece grandes dolores en la espalda ya que cuando cayó al piso dio contra una pared. Ayer los médicos evaluaban operarla por la lesión en el hombro.

María, quien es italiana y reside aquí desde hace pocos años, habló con UNO sobre el difícil momento que atravesó el jueves.

"La desesperación y el dolor me impedían levantarme. No entendían nada después del golpe que me dio".

"¿Cuáles son las medidas de seguridad que se están implementando? Esto pasó a plena luz del día, yo nunca veo pasar policías por esta zona", aseveró.

Más allá de esto destacó el proceder de los policías que llegaron a su casa luego de la denuncia y de los médicos que la asistieron. "Pocas veces he visto una atención tan rápida".
Los efectivos recorrieron la zona en busca del malviviente, pero no lograron detenerlo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas