policiales policiales
viernes 28 de octubre de 2016

Un hombre golpeó a su hijo y le gatilló tres veces en la cabeza

Un hombre de 40 años comenzó a ser juzgado acusado de golpear y gatillar tres veces en la cabeza a su hijo de 17 dentro de su casa del barrio Progreso, Neuquén.

Un hombre de 40 años comenzó a ser juzgado acusado de golpear y gatillar tres veces en la cabeza a su hijo de 17 dentro de su casa del barrio Progreso, Neuquén.

Primero lo golpeó en la cabeza con la culata de un arma, después le apuntó y sin vacilar, le gatilló tres veces en la cabeza, pero las balas no salieron.

El agresor es un hombre de 40 años y la víctima es su hijo de 17. La mamá del joven fue quien denunció el dramático episodio. Este jueves se realizó una audiencia en la que el juez Dardo Bordón avaló la acusación de la fiscalía y le formuló cargos al agresor por lesiones leves agravadas por el vínculo, amenazas agravadas por el uso de arma y tenencia de arma de fuego.

El 16 de julio de 2015, a las 23:30, un frío estremecedor recorrió el cuerpo de un joven de 17 años que aún no sabe cómo está vivo, aunque en su interior la palabra fortuna no cesa de repicar, publicó LM Neuquén.

Todo ocurrió dentro de su casa en el barrio Progreso, que esa noche se transformó en la antesala del infierno.

Aunque se desconoce el contexto de la escena, el hecho habla por sí mismo, al igual que las diversas lesiones en la cabeza que sufrió el adolescente. Su padre, el hombre que debería ser su protector, fue quien empuñó con total impunidad un arma y le hizo pasar un calvario a su hijo.

Fueron segundos, tras un ataque de ira del hombre, pero el momento pareció eterno. Al final de la secuencia, los golpes resultarían ser la menor preocupación del joven. El dolor y el calor de la sangre escurriendo no le impidieron sentir el frío caño de la boca del arma apoyada con firmeza sobre su cabeza.

En ese instante, su vida ya no dependía de él en lo más mínimo. Su padre gatilló y el arma se accionó una, dos y tres veces. El martilleo paralizó su corazón pero ningún proyectil salió. Si bien el arma estaba apta para disparar, se desconoce qué fue lo que sucedió. Sólo se sabe que el joven vivió y la madre denunció a su esposo.

El 2 de junio el agresor iba a ser acusado, pero no se presentó y fue declarado rebelde. Este jueves, cuatro meses después de ese episodio, al hombre se le levantó la rebeldía. Esta vez se presentó y estuvo sentado al lado de su defensor.

La fiscal de la causa, Noelia Stilger, resaltó que la Policía secuestró en el lugar un arma y una vaina. Los peritos de Criminalística presentaron su informe sobre el óptimo funcionamiento del arma. La defensa no se opuso a la acusación del hombre en ningún momento y el magistrado aceptó los cargos formulados por la fiscalía.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas