policiales policiales
domingo 26 de junio de 2016

Un guardiacárcel murió arrollado por un tren en Lavalle

Tenía 34 años y volvía de cazar quirquinchos. Unos amigos encontraron sus restos sobre las vías. Fue al mediodía. Investigan si fue un accidente o un suicidio

Un agente penitenciario encontró una trágica muerte ayer cuando fue atropellado por un tren en el distrito Jocolí, en el departamento de Lavalle. Las autoridades investigan si se trató de un accidente.

El uniformado fue identificado como Julio César Suárez, tenía 34 años y estaba en pareja con una mujer que también es penitenciaria y espera un hijo de él.

Ocurrió, según las primeras versiones, en el medio del campo, cuando Suárez volvía de cacería.

Las averiguaciones de la policía habrían llegado a instancias de otros dos hombres que estuvieron con la víctima.

Según dieron cuenta sus amigos, los tres salieron a cazar quirquinchos, pero a la vuelta se separaron, y Suárez regresó solo.

Tal decisión resultó llamativa a los investigadores, porque es fácil perderse en el desierto, pero en seguida supieron que Suárez era de la zona y vivía en Jocolí.

Los motivos de por qué se separaron no han trascendido. Los amigos sólo habrían expresado que volviendo a pie por las vías se encontraron con los restos mutilados de su compañero en una escena perturbadora.

Incluso alertaron de inmediato para que avisaran al tren, que fue finalmente frenado en la localidad Tres de Mayo. El maquinista no habían notado que habían atropellado a alguien.

El hecho de que la tragedia sucediera a plena luz del día generó algunos interrogantes y por eso están esperando los resultados de la necropsia del Cuerpo Médico Forense para poder saldar esas dudas.

Nadie se anima a hablar de que se pueda haber tratado de un suicidio. Como hipótesis no estaría ni siquiera planteada, aunque transcendió de fuentes confiables que Suárez había tenido problemas de alcoholismo y estuvo bajo tratamiento.

Los detectives manejaban la posibilidad de que hubiera estado ebrio al momento de la tragedia.

Otra opción es que hubiera estado durmiendo sobre las vías, lo que llama la atención de que no haya notado el acercamiento del tren, o que hubiera corrido e intentado treparse al tren de carga, lo que en definitiva no habría conseguido.

Son por ahora más especulaciones que hipótesis. Lo cierto es que aún no está claro cómo murió Julio César Suárez.

El problema es que la alternativa de un mero accidente en el que haya sido embestido a plena luz del día estando totalmente lúcido no le cierra a nadie.

O llevó a cabo una acción temeraria que le costó la muerte, o se quiso quitar la vida o no estaba plenamente consciente cuando el convoy lo embistió.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas