policiales - abuso sexual abuso sexual
miércoles 06 de julio de 2016

Un acusado de abuso sexual pidió en el juicio que se le inyecte el "suero de la verdad"

La solicitud, formalizada legalmente por el abogado defensor, obligó al tribunal a realizar un cuarto intermedio, para luego rechazar el pedido

Un acusado de abuso sexual pidió que se le inyecte el "suero de la verdad", para despejar toda duda sobre su supuesta inocencia. La solicitud, formalizada legalmente por el abogado defensor, obligó al tribunal a realizar un cuarto intermedio, para luego rechazar el pedido. No hay antecedentes de un pedido similar en la zona Este y no se ha aplicado nunca en el país.

El pedido se produjo en el juicio que se le sigue a Diego Molina (30), que era celador en una escuela primaria de Junín y que está acusado de haber manoseado a dos alumnos de primer grado. Hoy habrá alegatos y sentencia en este caso.

En medio del debate, Molina pidió declarar ante los jueces Viviana Morici, Armando Martínez y Darío Dal Dosso. Primero insistió en que es inocente de la acusación de abuso sexual contra dos alumnos de la escuela 1-206 Pedro Serpes, supuestamente ocurridos en agosto de 2015 en un cuarto de servicio de la institución.

Dijo que no tuvo contacto con los niños, que sólo cumplió normalmente con sus tareas de celador y su única relación con los alumnos de la escuela era servirles la merienda.

Pero luego de su declaración, y entendiendo que podía ser una forma de confirmar sus dichos, pidió que le inyectaran "el suero de la verdad" para que se supiera que su versión es supuestamente cierta.

El defensor particular de Molina, Eduardo de Oro, por "pedido concreto y espontáneo" de su cliente, pidió formalmente al Tribunal que se le inyectara pentotal sódico, tal como lo había solicitado Molina.

Los jueces ordenaron un cuarto intermedio y luego rechazaron la solicitud.

El tiopentato de sodio es una droga derivada del ácido barbitúrico, más conocida por el nombre de pentotal sódico, amital sódico o trapanal, y es usado habitualmente como anestésico. Una dosis menor produce, supuestamente, un estado hipnótico.

Hay muy pocos casos en el mundo en donde la Justicia haya aceptado su uso y hay escasa jurisprudencia sobre su uso.

El conocimiento del "suero de la verdad" es más cinematográfico que real. Incluso se sostiene que algunos servicios de inteligencia llegaban a utilizarlo en los interrogatorios, que incluían la tortura.

Hoy por la tarde se espera que llegue la etapa de alegatos en este juicio, en donde se ha vedado la presencia de la prensa para preservar a las víctimas, y luego será la lectura de la sentencia.

Fuente:

Más Leídas