policiales policiales
martes 29 de marzo de 2016

Un abogado mató a un hombre en un confuso episodio

Alberto Crescenti, titular del SAME, confirmó que la víctima recibió un impacto de bala en el pecho y murió en el acto. El hecho ocurrió en la esquina de San Martín y Tucumán

San Martín y Tucumán, pleno microcentro porteño, fue el escenario de un confuso episodio en el que un abogado evitó a los tiros ser asaltado por al menos dos motochorros y mató a un hombre. Según testigos, los delincuentes quisieron extraerle un maletín y en medio del forcejeo, la víctima sacó un arma y disparó.

La primera versión del hecho que se dio a conocer señaló que uno de los ladrones recibió un tiro en el pecho y falleció en el acto. "Tiene un impacto de bala en la región toráxica anterior izquierda", informó Alberto Crescenti, titular de SAME. "Recibimos un pedido de auxilio a las 9 y 22 minutos. La ambulancia llegó a las 9.26 y allí se constató la muerte de un hombre de entre 55 y 60 años, con una herida de bala en la región toráxica. Se llegó rápido pero ya se lo encontró fallecido, en el lugar", expresó el funcionario.

"Soy farmacéutico, escuchamos seis disparos, salimos a ver y había una persona herida. Fui a auxiliarlo, le salía mucha sangre arterial. Estuve hasta que llegó la ambulancia", relató Marcelo, empleado de una una farmacia, ubicada a pocos metros del lugar donde se produjeron los disparos. "Fue en la hora en la que entramos todos a trabajar. Si hubiera sido un poco más tarde sería más grave", expresó.

El hombre que evitó el asalto perteneció a una fuerza de seguridad y se trataría de un vecino. La víctima, según el titular del SAME, tenía entre 55 y 60 años. Al menos uno de los ladrones, en tanto, logró darse a la fuga. Asimismo, se informó que el abogado se resistió a los tiros con una pistola Glock calibre 9 milímetros, con la que le disparó al ladrón, quien murió en el lugar tras recibir el tiro en el pecho y pese a la rápida atención del personal del SAME.

Si bien desde la Policía no confirmaron la identidad de la víctima, trascendió que -según testigos- el hombre fallecido sería un cerrajero que trabaja en el lugar y que estaba de casualidad en el lugar del tiroteo. Sostienen, además, que el único que disparó fue el abogado.

El juez de instrucción 13, Luis Zelaya, ordenó que hasta tanto se aclaren las circunstancias del episodio y se determine si actuó o no en legítima defensa, el letrado permanezca detenido y sea trasladado al Palacio de Tribunales para que dé su versión de los hechos en una indagatoria.
Fuente:

Más Leídas