Último intento del médico acusado de mala praxis para quedar libre

El cirujano Gustavo Arzuza, acusado de homicidio simple por el fallecimiento de una paciente, se opuso, otra vez, a la prisión preventiva

El médico Carlos Gustavo Arzuza (48), condenado e imputado por la muerte de pacientes, no se resiste a estar detenido e insiste en su libertad. Uno de los casos en los que se lo investiga –el más reciente– este martes tendrá una nueva audiencia, que parece ser determinante y la última antes de que la causa vaya a juicio.

El cirujano Arzuza está imputado de homicidio simple con dolo eventual –tiene penas de prisión de 8 a 25 años– por el fallecimiento de Isabel Beatriz Gattari (48), quien en diciembre del año pasado decidió hacerse con el sospechoso una liposucción y una operación en los glúteos. La mujer se sometió a las operaciones en una clínica clandestina de calle Alem, de Mendoza capital, y tres días después, el 7 de diciembre, perdió la vida en su casa.

La investigación de su deceso direccionó lógicamente hacia el médico que la operó. El hombre fue detenido en el lugar donde realizaba las intervenciones a los pacientes y fue imputado. La misma suerte corrió su pareja y asistente, la rumana Laura Duta (38), considerada partícipe necesaria del delito que le adjudicaron a Arzuza. Además, esta mujer fue acusada por ejercicio ilegal de la medicina, ya que hay pruebas de que intervenía en las cirugías.

Batalla legal
Ambos quedaron detenidos y la fiscal Claudia Ríos solicitó la prisión preventiva para la pareja. La investigadora se basó en que la clínica trucha no contaba con el equipamiento necesario para esas operaciones y en que Arzuza no es cirujano plástico. Con esto y otras pruebas se fundamentó el dolo eventual.

arzuza.jpg
Condenado. Carlos Arzuza saliendo de la 1ª Cámara del Crimen tras ser sentenciado a prisión.
Condenado. Carlos Arzuza saliendo de la 1ª Cámara del Crimen tras ser sentenciado a prisión.

El Cuarto Juzgado de Garantías avaló la investigación de la fiscalía. Sin embargo, los abogados defensores apelaron la decisión y les dieron la derecha considerando que faltaba argumentación en la solicitud para que continuaran detenidos.

Ante esto, la fiscalía adjuntó nuevas pruebas que acreditan la responsabilidad de los apuntados en los hechos. En esta instancia el expediente recayó en el Quinto Juzgado de Garantías y el juez Marcos Pereira confirmó la preventiva para que Arzuza y Duta sigan en el penal.

El objetivo de la defensa de los sospechosos, a cargo de Martín Ríos, siempre fue que la muerte de Gattari quede como un hecho culposo, que le permita a los imputados quedar libres y arriesgar una pena menor en el juicio. En este contexto y como era de esperar, hubo una nueva apelación a la segunda preventiva y ahora la Octava Cámara del Crimen –actuando como cámara de apelación– tendrá la resolución final, ya que a los acusados no les quedará instancias en la cual reclamar. Para hoy a las 9 está pactada esta audiencia.

duta.jpg
Arzuza y su pareja, Laura Duta, tras escuchar la decisión judicial.
Arzuza y su pareja, Laura Duta, tras escuchar la decisión judicial.

Si se mantienen las imputaciones, la fiscal Ríos tendrá 30 días para solicitar el juicio. Un cambio de calificación a homicidio culposo podría darles la libertad a los acusados al tratarse de un delito que puede ser excarcelable.

Arzuza tiene una condena en suspenso por el fallecimiento de otro paciente en el quirófano, Roberto Del Barco (45), quien en 2013 dejó de existir al recibir la anestesia antes de una liposucción. Por este hecho recibió una pena de 4 años y 6 meses por homicidio culposo y 9 años de inhabilitación para ejercer la medicina. Esta pena aún no quedó firme, por lo que podría gozar de libertad si se modifica su situación en la causa de Isabel Gattari.

arzuza.jpg
Inicio de la investigación. El allanamiento en la clínica trucha de Arzuza. Allí los detuvieron a él y a su asistente. 
Inicio de la investigación. El allanamiento en la clínica trucha de Arzuza. Allí los detuvieron a él y a su asistente.

Más imputaciones
Otra paciente que fue víctima. Gustavo Arzuza tiene otra causa de similares características. En este caso no hubo una muerte, pero si quedó imputado de lesiones gravísimas por la operación fallida que le realizó a una mujer.

arzuza.jpg
Al calabozo. El cirujano quedó detenido en una celda en Boulogne Sur Mer. 
Al calabozo. El cirujano quedó detenido en una celda en Boulogne Sur Mer.

Fuente:

Más Leídas