policiales - Judiciales Judiciales
jueves 15 de septiembre de 2016

Tres jóvenes a juicio por asesinar al miembro de su misma banda en Guaymallén

El lunes comenzará el debate por el homicdio de Claudio De Luca, golpeado y acribillado con un arma blanca en junio de 2015.

Desde el próximo lunes, durante tres jornadas, la Justicia buscará esclarecer el homicidio de Claudio Gustavo De Luca, un hombre de 35 años que fue ultimado con mucha violencia a mediados de junio del año pasado en Guaymallén. Tres jóvenes se sentarán en el banquillo de acusados.

Joel Alan Ávila Astudillo, Nicolás Rata Lozano Ramos y Pablo Correa Pérez serán trasladados a primera hora del lunes desde el complejo carcelario San Felipe hasta la Séptima Cámara del Crimen, donde serán juzgados bajo la calificación de homicidio agravado por la participación de dos o más personas. En caso de ser encontrados culpables bajo esa carátula, serán condenados a prisión perpetua.

Según anticiparon fuentes judiciales, la situación de los procesados es muy complicada y el debate se centrará en la calificación del delito ya que si el tribunal decide cambiarla a homicidio simple recibirán una pena menor. El juicio tiene previsto extenderse hasta el miércoles de esa misma semana.

Claudio Gustavo De Luca 02.jpg
Pablo Correa, Rata Ramos y Joel Ávila, los acusados.
Pablo Correa, Rata Ramos y Joel Ávila, los acusados.

El hecho que se ventilará ocurrió en las últimas horas del 19 de junio de 2015. Más precisamente a las 23 en una propiedad ubicada en la intersección de calles Milagros y Cambiagi, dentro del asentamiento San Agustín de Colonia Segovia. Según reconstruyó el fiscal de Guaymallén Gonzalo Marzal, en el patio de ese lugar se encontraban los tres acusados.

Joel Ávila, Rata Lozano y Pablo Correa llamaron a Claudio De Luca, quien se encontraba en el interior del inmueble. Cuando éste salió al exterior, lo golpearon en la cabeza con un objeto contundente y lo dejaron inconsciente.

Lejos de calmarse, los agresores tomaron un arma blanca y le propinaron varias heridas en distintas partes del cuerpo que terminaron con su vida a los pocos minutos.

Las tareas investigativas determinaron que la víctima fatal, que tenía antecedentes por delitos contra la propiedad, pertenecía a la misma banda que los imputados. Por esto creen que se trató de un ajuste de cuentas: De Luca les había sacado un arma de fuego o dinero en efectivo al resto de la facción.

Los jóvenes cayeron a las pocas horas de ocurrido el hecho ya que vivían en el mismo asentamiento donde ocurrió el sangriento asesinato. Desde entonces, se encuentran tras las rejas a la espera de la resolución de su futuro procesal.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas