Rojo Rodríguez: "Pido perdón a las familias pero solo traté de darles alivio a las chicas"

El presunto coautor de ultimar a María José Coni y Marina Menegazzo se declaró inocente.


Enviado especial a Ecuador

Aurelio Rodríguez también brindó su versión en sala de la Corte Provincial de Santa Elena. Aseguró que contactó a las jóvenes a las 19.30 del 22 de febrero en el bar Sin Fronteras. "Me contaron que estaban haciendo dedo desde las 14. En ese momento pasa Segundo, le cuento la situación. Me da las llaves de su casa y abordamos un taxi".

"Una de las chicas tenía hambre y le dije que fuéramos a la tienda. Ni pregunté cómo se llamaban. La rubia –en referencia a Menegazzo- pagó unas galletas y yo la gaseosa. Volvimos a la casa y estaba Ponce Mina lavando los platos, luego se fue. Me quedé cinco minutos y les dije 'chicas, me voy'. Una de ellas me pidió que les deje el candado puesto en la puerta. Tomé un taxi a las 20.15 y regresé al bar. A la 1, le pedí a la dueña –la Abogadita- y a su marido un préstamo de dinero para llegar a fin de mes. Hasta ahí no se más el paradero de las jóvenes", explicó el Rojo.

Según su testimonio, al día siguiente se encontró a las 11.30 a Ponce Mina quien le aseguró que "las chicas se habían ido, que la casa estaba desordenada y que se habían tomado un whisky".

"Pido perdón a las familias pero solo traté de darles alivio a las chicas. Siempre he tenido un corazón humilde. Yo negué ante la Justicia haber visto a las chicas porque no sabía que se trataba de ellas", concluyó.

Fuente:

Más Leídas