policiales - Guaymallén Guaymallén
miércoles 21 de septiembre de 2016

Robo de $1.000.000: "Llamé a la policía y me pelotearon diciéndome que no correspondía a su jurisdicción"

Pese a que estaban a la vista de vecinos que llamaron a la policía, los dos maleantes hicieron lo que quisieron en el asalto de Guaymallén.

"Para mí, ésta fue sin dudas una batida, porque los dos delincuentes llegaron y estuvieron apenas 5 minutos dentro de la casa, de donde se llevaron la suma de $1.000.000 en efectivo.¿Cómo sabían que la plata estaba oculta en el calefón?".

Así comenzó su relato una vecina de Celso Navarro, quien reside con su esposa en la calle Sánchez de Colonia Segovia, en Guaymallén, y que en apenas 45 días fue blanco de los maleantes en dos oportunidades. La primera fue hace un mes, cuando a poco de haberse cambiado de casa el hombre fue atacado en una entradera por sujetos que lo sorprendieron cuando llegaba de trabajar a las 23.
Apenas abrió el portón lo empujaron y lo metieron violentamente a la casa. Le sustrajeron todos los electrodomésticos y ropa que fueron cargando en el auto del dueño tras lo cual huyeron raudamente del lugar.

"A la esposa –dijo una vecina– en esa oportunidad además de maltratarla le sacaron todas sus prendas, y prácticamente la dejaron desnuda. Esto da la pauta de que son desafortunados. Lo único que faltaba fue lo de esta mañana" (por ayer).

Golpe certero
El matrimonio Navarro estaba trabajando a eso de las 10.40 cuando Zulma, una de las vecinas de la pareja, vio cómo dos jóvenes que no superaban los 20 años llegaron al callejón lindante a la vivienda y sin ni siquiera preocuparse mínimamente de si los estaban mirando apoyaron la moto, luego entraron a la medianera y entraron "como Pedro por su casa", contó la vecina.

"Al ver eso –prosiguió Zulma– me puse muy mal. Sentí una gran impotencia porque sabía que ya los habían asaltado. Y ahora esto. No perdí un segundo. Miré el reloj. Eran las 10.40 y llamé a la policía con la esperanza de que llegaran pronto y los detuvieran con las manos en la masa. Sólo ilusiones, porque tardaron casi 40 minutos. No sé en qué estaban pensando. Me pelotearon diciéndome que no correspondía a su jurisdicción. Como si esto fuera una cuestión jurisdiccional y no de seguridad. Una vergüenza. Cuando supe la gran cantidad de plata que se llevaron, que sería de la venta de una casa, por poco me muero".

Otra vecina se sumó a las quejas por la falta de seguridad en la zona. "Yo los vi cuando entraron a la casa –dijo Lidia– porque llegaba de hacer compras. Eran jóvenes. Acá con el tiempo cambió todo", y ratificó que hace poco tiempo los Navarro fueron víctimas de una entradera.

"No se puede vivir así. Ellos trabajan todo el día para que venga cualquiera y se lleve lo que se le ocurre. Además creo que la alarma estaba colocada y la desactivaron. La cuestión es que mientras la policía piensa si es su jurisdicción acá matan a uno y a ellos no les importa. Interesa, eso sí, la jurisdicción. Estamos todos locos", reflexionó.

Zulma retomó la palabra para decir que los dos delincuentes "entraron a ciegas. Sabían a qué iban y dónde estaba la plata. Me pareció que en un primer momento la alarma quiso sonar pero estaban cancheros y sabían cómo romperla. Por eso recurrí a la policía, que por estos lugares pasa cada muerte de obispo como se dice".

El matrimonio Navarro llegó 40 minutos después de que los desvalijaron porque un vecina avisó a la dueña de casa sobre lo que había ocurrido.

"Últimamente por acá se ve cada cosa que es mejor ni hablar", concluyó muy preocupada.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas