policiales - Rengo Aguilera Rengo Aguilera
martes 13 de junio de 2017

Rengo Aguilera por violencia de género: dijeron que se agarró de la cara de su ex para no caerse

Los especialistas constataron que le tapó la nariz y le abrió la boca con las dos manos, además de golpearla en la cara y estómago. Se espera que este martes se conozca su sentencia.

El relato de la ex pareja de Daniel el Rengo Aguilera, las pruebas en su contra y la estrategia de su defensa son fundamentales para que, este martes, un juez correccional condene o libere al ex líder de la barra brava del Tomba por una causa de violencia de género.

Se trata de un hecho ocurrido el 30 de marzo pasado, cuando Aguilera fue a la casa de su ex mujer, en el barrio Los Aromos, de Carrodilla, donde la habría golpeado. La víctima denunció ese mismo día, el Cuerpo Médico Forense constató las lesiones y los psicólogos señalaron que su relato fue consistente y verosímil.

Durante el primer día de debate, la mujer minimizó los hechos. La fiscal de Violencia de Género, Mónica Fernández Poblet, explicó: "Es parte de lo que se llama el ciclo de la violencia. Era esperable que la mujer modificara en cierta medida el relato original".

Agregó: "Todas las lesiones que ella refirió haber recibido fueron constatadas por un médico, aunque ella ahora trató de decir que la pelea había sido solo una discusión, que hubo un forcejeo y que ahí ella terminó con unas leves lastimaduras cosa que no fue así porque hay un informe forense que habla claramente de cuáles son las lesiones que ella presentaba".

Ese informe señaló que la ex pareja de Aguilera sufrió una lesión en la región mandibular interna de la cara superior y la cara inferior, en una maniobra en la que le habría introducido las manos en la boca. Además ella contó que al mismo tiempo le tapó la nariz, como en una maniobra de asfixia. En esa primera declaración, y tal como se constató, recibió también un golpe de puño en el mentón y en la cara, otro golpe de puño en el estómago y una lesión en el glúteo. "El no tiene ningún tipo de lesiones, entonces no podemos hablar de un forcejeo", aseguró la fiscal.

Una maniobra "absurda"
Además Fernández Poblet detalló una maniobra "absurda" para defender a Aguilera de la acusación de violencia de género: "Se deslizó que él intentó agarrarse de la mandíbula de ella y taparle la nariz para no caerse por la inestabilidad que significa su pierna ortopédica. Es algo descabellado y carente de sentido porque la lógica secuencial de la denunciante es que primero le tapó la nariz, le abrió la boca y después ella le pateó la pierna para que el se cayera y así sacárselo de encima".

"Es descabellado pensar que una persona para no caerse se agarra de la nariz y de la mandíbula de una persona con las dos manos y no sujetarse de un brazo o algo así", expresó la fiscal y agregó: "Yo lo vi caminar con la muleta como una persona normal, y además el sentido común me dice que no podría estar en la cancha en medio de la barra brava si cualquier movimiento lo desestabilizara y se cayera".

Situación irregular
La ex mujer de Aguilera, quienes están separados hace un año, debió declarar en el juicio delante del acusado, a pesar de estar vigente un prohibición de acercamiento por un juez de familia impuesta a partir del episodio de violencia.

"Yo entiendo, y se lo hice saber al juez Orlando Vargas, que es contrario a las convenciones internacionales de protección a la mujer en los casos de violencia de genero, que el victimario esté presente. Me opuse porque se violaba la prohibición de acercamiento y porque estáamos ante un claro episodio de amedrentamiento", indicó la fiscal Fernández Poblet: "Ella aceptó que él estuviera presente, pero lo evitaba todo el tiempo y solo me miraba a mi. La sola presencia es intimidatoria, es imposible que estuvieran los dos en la misma sala".

Rumores
Luego del primer día de debate, se conoció el rumor de una estrecha relación de íntima amistad entre el juez correccional Orlando Vargas, quien lleva adelante el juicio de Daniel El Rengo Aguilera, con Omar Venier y sus hijas, quienes defienden al acusado. Los comentarios llegaron incluso hasta que pasaron algunas vacaciones juntos.

Ante la consulta al abogado Omar Venier, reconoció que conoce a todos los jueces debido a sus 37 años de carrera, pero negó categóricamente haber compartido una estadía con Vargas. "Nací en tribunales", sostuvo: "Si fuese por así no podría litigar nunca".

Fuente:

Más Leídas