policiales policiales
domingo 29 de mayo de 2016

Ratifican condena de un hombre que violó a su sobrino

El caso tuvo una gran repercusión en la zona Este. El niño abusado, que intentó quitarse la vida dos veces, falleció este año en un accidente de tránsito

La Suprema Corte de Justicia rechazó un recurso de casación y confirmó la sentencia de un joven de 23 años condenado a 10 años y 10 meses de prisión por haber abusado sexualmente de un sobrino que al momento del hecho tenía 8 años. La defensa del imputado se había apoyado en que el resultado de ADN en la ropa interior del niño no era del imputado sino de la misma víctima.

Con los argumentos del juez de la Corte Omar Palermo, el máximo tribunal rechazó los planteos del defensor Víctor Ábalos, quien incluso puso en duda la capacidad del fiscal que instruyó la causa, Carlos Alberto Giuliani.

El caso ocurrió en Rivadavia el 31 de julio de 2013. Según el expediente, la violación se produjo entre las 18 y las 19, cuando la víctima y su hermano menor salieron de la escuela y quedaron al cuidado de su tío. El hombre abusó del niño y la situación fue vista por el otro niño, que luego les contó a sus padres cuando regresaron a la casa, quienes radicaron la denuncia cerca de la medianoche.

A primera hora de la mañana del día siguiente, por orden del fiscal Giuliani, efectivos policiales y personal de la Policía Científica inspeccionaron la vivienda de la víctima. Cuando llegaron el niño se estaba bañando y su ropa ya estaba junto a otras prendas sucias, casi lista para ser lavada. Allí secuestraron la vestimenta que tenía puesta el menor el día del hecho.

Los testimonios de la víctima y de su hermanito indicaron claramente al tío como autor de la violación. El hombre fue el único que fue detenido y procesado por el delito de abuso sexual agravado con acceso carnal. Bajo esa misma acusación, la Primera Cámara del Crimen de San Martín, en sala unipersonal presidida por el juez Eduardo Orozco, lo condenó en noviembre de 2014 a la pena de 10 años y 10 meses de prisión efectiva.

Todos los exámenes físicos y psicológicos efectuados a la víctima certificaron la existencia del abuso e incluso confirmaron que el niño era sometido desde hacía tiempo.

En la causa se indica que el día del hecho, el médico Martín Aguilera lo atendió al menor en el hospital Carlos Saporiti y luego declaró en sede judicial que "el niño me manifestó que el tío lo había llamado a la pieza y que allí le bajó los pantalones". El examen efectuado por el forense Ramón Osvaldo Paredes también certificó que las lesiones eran compatibles con las de abuso sexual.

En tanto los informes psiquiátricos indicaron que "en las entrevistas mantenidas con el niño y su madre se detectaron síntomas de trastorno de estrés postraumático, caracterizado por la invasión a nivel del pensamiento de recuerdos de los episodios de abuso y amenazas".

Debido al trauma sufrido, el niño intentó quitarse la vida dos veces. Desde el momento de la denuncia, el menor y su familia recibieron asistencia psicológica. Por esto los hermanos nunca quedaban solos
El 29 de enero pasado, a la siesta, una hermana mayor de los niños los cargó en una moto con su hijo de la misma edad para hacer unos trámites y no dejarlos solos.

La fatalidad hizo que la moto, sobrecargada, chocara casi de frente con una combi de la Municipalidad de Rivadavia. La mujer y los tres niños murieron en el acto.

Este viernes, casi como una ironía, la Corte confirmó que la víctima recibirá justicia.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas