policiales - Judiciales Judiciales
martes 27 de septiembre de 2016

Quedó libre el acusado de participar de una persecución donde murió un policía

Jorge Gil (20) fue condenado a 3 años de prisión por homicidio culposo y volverá a la calle. Se trata de la muerte del efectivo de la UMAR Miguel García (28).

Una sensación de impunidad se vivió en Tribunales durante la mañana de este martes. La Justicia condenó a un joven por participar en la persecución policial donde terminó sin vida el efectivo Miguel Ángel García (28), en Las Heras hace casi un año y medio. Pero el veredicto dejó en libertad al imputado.

Jorge Exequiel Gil Rosalez (20) fue sentenciado por la Segunda Cámara del Crimen a tres años de prisión en efectivo. Los magistrados decidieron sentenciarlo bajo la calificación de homicidio culposo –prevé de 3 a 6 años de pena- y como el joven llevaba una considerable parte de la condena cumplida, ya que estaba en prisión desde el día del hecho, recuperó su libertad bajo ciertas condiciones que deberá cumplir.

Esto dejó un sinsabor a los familiares del policía García ya que la querella había solicitado 26 años de prisión para Rosalez por homicidio simple con dolo eventual –es decir, con su accionar se representó que corría el riesgo de matar al uniformado- y desobediencia a la autoridad.

El juicio oral y público había comenzado el lunes pasado y por la sala de debates pasaron varios testigos, entre ellos, el otro policía que también participó de la persecución fatal.

jorge gil rosalez.jpg
Jorge Gil Rosalez volverá a la calle.
Jorge Gil Rosalez volverá a la calle.

El hecho ocurrió el 14 de mayo de 2015, cuando Miguel García comenzó una persecución contra una moto Honda de 125 cilindradas en la Cuarta Sección. El efectivo de la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR), que estaba casado y tenía una pequeña hija, y otro colega siguieron a los dos sospechosos hasta el barrio Cementista II, en Las Heras.

Cuando se dirigían por la esquina de Bombal y Los Pinos, la moto de los delincuentes y la de García tuvieron un encontronazo. Este último salió expulsado hacia una acequia y golpeó su rostro contra un árbol, perdiendo la vida a los pocos minutos.

Uno de los malvivientes, Alejandro Barros (19), fue atrapado a las pocas cuadras del hecho. Gil Rosalez cayó dos días después tras un allanamiento que se realizó en el barrio San Martín de Ciudad.

Fuente:

Más Leídas