Próvolo: realizarán los cotejos de ADN con semen hallado en una bombacha

La Justicia de Garantías confirmó la medida pese a la oposición de los imputados. Una nueva prueba: usaban las computadores del colegio para mirar pornografía.

La Justicia confirmó que los imputados en la megacausa por los abusos sexuales en el instituto Antonio Próvolo deberán someterse a los cotejos de ADN que se realizarán con muestras de semen halladas en la ropa interior de una víctima. Además, hallaron una nueva prueba en las computadores del colegio.

Luego que se opusieran a la medida los curas Horacio Corbacho (58), Nicola Corradi (82), el monaguillo Jorge Bordón y el empleado José Luis Ojeda (50), la jueza de Garantías Patricia Alonso le terminó dando la derecha al fiscal Gustavo Stroppiana. Por su parte, el otro imputado, Armando Gómez (46), había aceptado someterse al procedimiento.

Tras la decisión que tomó la magistrada en las primeras horas de la tarde de este miércoles, restará que los abogados designen un perito de contralor -si lo desean- y se lleve a cabo la comparación genética con los rastros encontrados en una bombacha y los imputados.

Según detallaron fuentes judiciales, no será necesario extraerle fluidos a los sospechosos ya que esto se realizó cuando fueron formalizados en la causa. En ese entonces, las autoridades les tomaron una muestra de saliva para enviar al banco de ADN que registra a las personas con antecedentes de delitos sexuales.

Por otro lado, el fiscal Stroppiana decidió suspender las nuevas declaraciones que se iban a realizar en Cámara Gesell ya que algunos abogados defensores presentaron una serie de oposiciones. Según trascendió, una de las testimoniales será de una nueva víctima.

Otra prueba

En los últimos días, los investigadores lograron secuestrar algunas evidencias documentales que probarían una situación al menos extraña en el establecimiento educativo ubicado en Chacras de Coria.

Se trata de un acta de un profesor de informática quien dejó constancia que en una de las computadoras del instituto se encontró historial de acceso a páginas pornográficas. A ese ordenador tenían acceso algunos directivos y el cura Corradi.

Lo curioso es que días después Corbacho firmó una nota donde explicaba los motivos por los cuales habían sido expulsados del Próvolo un grupo de seminaristas. Entre los argumentos, el clérigo aseguró que habían utilizado las computadoras para ver contenido adulto.

Para los abogados querellantes esto es una maniobra de encubrimiento, ya que en el acta del docente de informática no estaban mencionados los supuestos seminaristas.



Fuente:

Más Leídas