Próvolo: pidieron que imputen a nueve sospechosos de encubrir los abusos

Dos de estos habrían participado en forma directa de los vejámenes. En su mayoría se trata de personal docente.

Este miércoles comenzó a materializarse una arista importante en la megacausa por los abusos sexuales a alumnos hipoacúsicos del instituto Antonio Próvolo. Desde hace varias semanas los abogados de las víctimas apuntan no sólo contra los 6 imputados actuales sino también contra personal del establecimiento que sería cómplice mediante el silencio.

Desde la organización Xumek redactaron un escrito que fue presentado en el transcurso de la tarde ante el fiscal del caso, Gustavo Stroppiana. Los letrados solicitaron que el magistrado involucre formalmente en el expediente a nueve personas. En su mayoría se trata de personal que trabajaba en el instituto, de los cuáles dos habrían participado en forma directa de los vejámenes en tanto que los seis restantes estaban al tanto de los aberrantes hechos y habrían omitido realizar la denuncia.

En caso que el investigador judicial acepte, también pidieron que se paralicen todas las declaraciones testimoniales que estaban programadas para esta semana ya que algunas de estas personas serían cómplices de los abusos -se reservan más detalles para no entorpecer la investigación-.

Xumek también le pidió al fiscal Stroppiana que se analicen los datos de los 200 alumnos del instituto que pasaron entre 1998 y 2016 comparándolos con un libro que fue secuestrado en los primeros días de la pesquisa. En las hojas de este cuaderno, al que sólo tenía acceso personal del Próvolo, se reflejan algunas conductas sexuales y hasta una denuncia que se radicó en una comisaría. Lo sospechoso es que ninguno de estos datos quedó asentado en el libro formal del instituto. También fueron negados por el personal educativo y directivo que declaró en la causa hasta este momento.

En tercer término, los querellantes quieren esclarecer una declaración que realizó el vicario judicial enviado por el Vaticano, Dante Simón. En su testimonial detalló que tenía unos "apuntes" con información en el hotel donde se alojó cuando estuvo en Mendoza, pero nunca presentó esta información ante el fiscal. Incluso trascendió que Simón había entrevistado a una víctima.

Ahora los abogados quieren que profundice este punto presentando las anotaciones o brindando datos sobre la víctima a la que hizo referencia.

"Tenemos mucha esperanza que la fiscalía acoja nuestro pedido", comentó el abogado Sergio Salinas.

Formalidades

Tal como ya se había hecho con los curas Horacio Corbacho (56) y Nicolás Corradi (82), este miércoles se notificó al monaguillo Jorge Bordón (50) sobre la ampliación de la acusación y sobre la extracción de sangre para realizar un cotejo de ADN con rastros de semen hallado en la ropa de interior de una víctima.

A diferencia de los clérigos, este imputado aceptó la decisión del fiscal Stroppiana y no hará falta que intervenga la Justicia de Garantías en este punto.

También declaró una docente del taller del Próvolo, aunque no aportó datos de relevancia, según comentaron fuentes judiciales.

Además de la decisión del fiscal sobre imputar a los nuevos sospechosos, el viernes se realizará la misma audiencia con el acusado Armando Gómez (46). En paralelo, el lunes se decidirá la situación de la monja Kumiko Kosaka (42), quien había solicitado recibir el beneficio de la prisión domiciliaria -hasta el momento el único acusado que obtuvo esto es Corradi-.



Fuente:

Más Leídas