policiales policiales
jueves 09 de junio de 2016

Procesaron a dos policías que robaron los $ 40.000 del rescate de un secuestrado

El secuestro extorsivo ocurrido en octubre de 2015 en el partido bonaerense de Morón, y pudo haber puesto en riesgo la vida de la víctima que aún permanecía en cautiverio

Dos policías bonaerenses fueron procesados y permanecerán detenidos por haber robado los 40.000 pesos que una familia había juntado y pagado como rescate en un secuestro extorsivo ocurrido en octubre de 2015 en el partido bonaerense de Morón, y haber puesto en riesgo la vida de la víctima que aún permanecía en cautiverio, informaron fuentes judiciales.

El fallo fue dictado por el juez federal 1 de Morón, Juan Pablo Salas, quien procesó a los policías Julio Oscar González y Jonathan Ezequiel Cardozo, como coautores del delito de "robo con armas agravado por sus condiciones de miembros de una fuerza de seguridad".

En el procesamiento -difundido hoy por www.fiscales.gob.ar, el sitio oficial del Ministerio Público Fiscal de la Nación-, el juez Salas argumentó "que los imputados, en sus condiciones de integrantes de una fuerza de seguridad policial, uniformados y armados, con pleno conocimiento, al desapoderar a los captores del dinero que habían recibido como rescate, provocaron serios riesgos en la vida de la persona que se encontraba retenida y oculta".

El magistrado dispuso convertir la detención de Cardozo y González en prisión preventiva, al tiempo que les trabó un embargo sobre sus bienes, hasta cubrir la suma de 30.000 pesos.

La causa es investigada por la Fiscalía Federal 2 de Morón, a cargo de Carlos Hernán García, que no pudo probar que el oficial Cardozo o el capitán González estuvieran vinculados a la banda de secuestradores pero los acusó de "mejicanear" el rescate y de hacer peligrar la vida del cautivo, ya que su familia tuvo que negociar y realizar un segundo pago.

Según el portal de los fiscales, el hecho ocurrió cerca de la medianoche del 21 de octubre de 2015, cuando un hombre llegaba a su casa en la localidad de Villa Sarmiento, partido de Morón, a bordo de un Ford Focus, cuando fue interceptado por un Renault Clio del que descendió uno de los secuestradores que lo amenazó con un arma y lo obligó a pasarse al asiento trasero de su auto.

La víctima fue trasladada a una vivienda donde estuvo cautivo al cuidado de dos personas y escuchó las voces de una mujer y una niña, a quienes no pudo ver porque le cubrieron la cabeza con una remera.

Los captores se comunicaron con el hermano de la víctima y le exigieron 100.000 pesos de rescate, aunque finalmente se acordó que se entregarían 40.000 pesos y joyas dentro de una bolsa negra en la estación de servicio Esso, ubicada en la intersección del Camino de Cintura y Avenida Olimpo, en Esteban Echeverría.

La información de la fiscalía reveló además que el propio hermano de la víctima vio que después de concretar el pago, un patrullero de la Policía Bonaerense interceptó a los secuestradores que habían levantado la bolsa para identificarlos y que los delincuentes se retiraron caminando por la avenida Olimpo "con las manos vacías", mientras que el móvil se alejó del lugar a gran velocidad y en sentido contrario.

En ese momento, el hermano de la víctima recibió un llamado de los secuestradores en el que lo increpaban por haber convocado a la policía y le exigían que recuperara el dinero o matarían a su hermano.

El hombre juntó nuevamente el rescate y les indicó que la entrega se realizaría cerca de la Universidad de La Matanza, en la intersección de las calles Presidente Perón y Florencio Varela.

Una vez en el lugar, uno de los captores que había ido al primer pago del rescate se volvió a acercar al vehículo del hermano de la víctima y se ubicó en el asiento del acompañante.

Tras recorrer 200 metros, el secuestrador lo increpó por haber ido con la policía la primera vez, algo que no era cierto porque los policías que "mejicanearon" el rescate eran de otra jurisdicción y no estaban al tanto del secuestro en Morón.

El secuestrador también le pegó al hermano de la víctima un puñetazo en la cara y descendió del auto llevándose las llaves y el rescate.

El pagador se comunicó nuevamente con los captores, quienes esta vez confirmaron haber recibido el dinero y liberaron a la víctima en las calles Tuyutí y Cañuelas de la localidad de Ingeniero Budge, en el partido de Lomas de Zamora.

El vehículo Ford Focus de la víctima apareció horas después abandonado también en la localidad de Ingeniero Budge.

La investigación del secuestro quedó en manos de fiscal García, quien hasta el momento no pudo identificar a los secuestradores, por lo que el sumario quedó archivado, pero sí pudo determinar con su investigación que fueron Cardozo y González los policías que se quedaron con los 40.000 pesos del primer rescate.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas