policiales - Guaymallén Guaymallén
sábado 05 de marzo de 2016

Prisión perpetua para el ex policía que mató a la suegra y al sobrino

José Ontiveros cometió el doble crimen para vengarse de su esposa, de la cual estaba separado. Ocurrió en Bermejo, Guaymallén, en 2014.

José Miguel Ontiveros (35), ex policía de Mendoza, fue condenado ayer a la pena de prisión perpetua al haber sido hallado culpable del asesinato de su suegra y de un sobrinito. El doble crimen lo cometió el 21 de setiembre del año pasado en Guaymallén para vengarse de su esposa, de la cual estaba separado.

La pena máxima le fue impuesta por la Primera Cámara del Crimen, integrada por los camaristas Lila Vila, Mateo Bermejo y Víctor Comeglio.

El tribunal hizo lugar de esta manera al pedido del fiscal Javier Pascua, quien adujo que no hubo emoción violenta, como pretendían los defensores del acusado, y que había obrado premeditadamente.

Previo al conocimiento del veredicto al acusado le corresponde la última palabra, pero Ontiveros declinó hablar.

La acusación que pesaba sobre él era la de doble homicidio calificado, ya que mató al niño y su abuela al descubrir que su ex esposa, Yamila Monje, tenía otra relación.

Además el ahora condenado tenía prohibición de acercarse a ella ya que sobre él pesaban denuncias por amenazas. La familia de las víctimas, Gabriela Fernández, de 44 años, y el pequeño Benjamín Monje, de 8, escucharon la sentencia con grandes muestras de dolor por la gran pérdida de sus seres queridos a manos de Ontiveros, quien, como se supo en el debate, ya había amenazado a Yamila con matar a su madre y a su sobrino.

El brutal doble crimen
El barrio Solares de San Antonio, en El Bermejo, Guaymallén, fue el escenario del terrible suceso. El 21 de setiembre del 2014, el policía Ontiveros, con problemas con su ex pareja, Yamila Monje, llegó hasta la vivienda de su suegra, disparó con su arma reglamentaria y dejó dos víctimas fatales.

El acusado había estado en pareja con esta mujer policía y tuvieron dos hijos, aunque desde hacía un tiempo la relación se había terminado y al parecer no en los mejores términos.

Sobre Ontiveros pesaba una medida de prohibición de acercamiento a la mujer y a sus hijos.

Sin embargo, una discusión o algún otro hecho habría desatado la furia desmedida de este auxiliar de la fuerza. Inclusive, algunos allegados a la familia de las víctimas se animaron a decir que la mujer ya tenía nueva pareja y que esto Ontiveros no podía soportarlo.

Alrededor de las 16 de aquel domingo, el hombre llegó hasta la casa de su suegra. Su ex mujer no estaba y allí empezó su locura. Arremetió contra su sobrino, Benjamín, quien se encontraba jugando en la calle con su bicicleta. Ontiveros le disparó cuatro tiros al menor con su arma reglamentaria, lo que le provocó la muerte minutos más tarde en el hospital Notti. Tras la balacera contra el niño, salió de la casa Gabriela Beatriz Fernández, suegra del agresor – le disparó cinco tiros, uno de los cuales dio en el tórax–, quien falleció en el lugar.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas