policiales - Femicidios Femicidios
martes 04 de octubre de 2016

Por el crimen de una mujer policía en San Rafael, procesaron a la ex pareja por femicidio

Damián Ortega será juzgado por el crimen de Florencia Peralta, que era madre de un nene de 2 años, hijo de ambos. Hubo fuertes medidas de seguridad en la sala.

En la audiencia oral y pública que se celebró en Tribunales de San Rafael, la Justicia procesó a Damián Ortega, la ex pareja de Florencia Peralta, por el homicidio de la oficial de policía y le dictó la prisión preventiva.

Todo, en medio del nuevo procedimiento que se implementó hace pocas semanas, mediante audiencias públicas que se realizan como máximo a los 20 días hábiles de producido el hecho y la detención de un imputado, y en la que se decide su destino, proceso que antes tardaba meses.

La medida de la jueza se basa, entre otras cosas, en la necesidad de que no se entorpezca la investigación en curso. En la audiencia, también estuvieron los abogados y familiares de ambas partes, y la fiscal de instrucción María Eugenia Laigle.

Elevación a juicio
La causa podría ser elevada a juicio en un corto tiempo, excepto que su defensa apele la medida ante un tribunal superior, lo cual deberá hacer en un plazo de diez días hábiles.

La audiencia, que empezó a las 9, se dio en un clima muy tenso que obligó a una fuerte custodia que realizó Gendarmería en el interior de la sala de debate y varios policías que estuvieron en la puerta de ingreso. Todas las personas que ingresaron a la sala fueron palpadas por el personal policial.

Insultado a viva voz
Fuera de la sala había compañeros, amigos y familiares de Florencia que aguardaron la salida de Ortega, al que insultaron y le gritaron "asesino".

En este escenario, abrió la audiencia la fiscal Maria Eugenia Laigle, que hizo un repaso de los últimos tres meses de relación que mantuvo Peralta con su ex pareja.

Desde la ruptura –a principios de junio– hasta el 13 de setiembre, cuando se produjo el asesinato. La obsesión, la hostilidad y la persecución que habría ejercido Ortega hacia Florencia fueron los principales ejes que esgrimió Laigle para poner en contexto el crimen.

Una sucesión de hechos fundamentaron lo que sucedió ese martes por la tarde, cuando Florencia –según el informe pericial– fue golpeada en la nuca con un objeto y luego estrangulada con un lazo. En esas circunstancias, la ex policía no se defendió y no pudo gritar porque el asesino le tapó la boca con la mano izquierda mientras le ejercía presión con el lazo sobre el cuello.

La principal hipótesis que maneja la fiscalía está relacionada a una relación que inició Peralta con otro policía, de apellido Quinteros.

Aparentemente, Ortega tomó conocimiento de esta relación y eso sería lo que desencadenó la tragedia. Es que el acusado nunca habría aceptado la separación y siempre trató de mantener una relación cercana con Peralta con el objetivo de controlarla.

Es así que iba a todos los días a la casa de su ex mujer con el pretexto de cuidar a su hijo y se le instalaba sin pedir permiso, incluso, más de una vez se quedaba a dormir la siesta.

Ese martes 13 ocurrió algo similar, cuando al mediodía Ortega se autoinvitó a almorzar y comió junto con su hijo de 2 años y su ex pareja.

Luego durmió la siesta y dijo que a eso de las 20 se había retirado del domicilio.

A esa hora, minutos más minutos menos, se presume, según la acusación, que Ortega cometió el homicidio.

Tras la exposición de Laigle, que duró casi una hora, en la que presentó testimonios de los amigos cercanos a Peralta y ofreció pruebas de la conducta que tuvo Ortega hacia su ex pareja con amenazas previas, persecuciones y hasta la detonación de un arma para asustar a la víctima, habló la defensa del imputado, que pidió la excarcelación de su cliente mientras dure la instrucción.

Luego habló el abogado de la querella, quien ratificó los dichos de la fiscal y coincidió en que el alegato de Ortega tenía muchas inconsistencias.

En este marco, fue la jueza Paula Arana la que cerró la audiencia y dictó el procesamiento y la prisión preventiva de Ortega.

La magistrada basó su decisión en la contundencia de las pruebas ofrecidas por la fiscalía, la conducta poco creíble de Ortega y en los indicios que la hacen suponer que fue el sospechoso el autor material del crimen.

También dijo que faltan pruebas que se deben incorporar en esta etapa de instrucción. Restaría la pericia de 4 celulares secuestrados para determinar algunos horarios, pruebas de ADN y algún que otro testimonio.

Florencia apareció muerta el 13 de setiembre en su departamento de Barcala 1452 y desde entonces recayó la sospecha sobre Ortega, quien llamó al 911.

Estaban separados hacía dos meses y eran padres de un varón de dos años.
Fuente:

Más Leídas