policiales policiales
sábado 28 de mayo de 2016

Policía detuvo a una supervisora de Tránsito por no hacer una multa

Un efectivo le ordenó que sancionara a un remisero que tenía la oblea de "Prensa" porque se realizaba una nota periodística. Ella no aceptó y la llevó al calabozo esposada.

Un hecho que no tiene precedentes en la provincia sucedió el 25 de este mes, cuando un efectivo policial llevó esposada y puso en un calabozo de la Comisaría Tercera a una supervisora de Tránsito de Capital, argumentando incumplimiento de los deberes de funcionaria pública.

Según trascendió en fuentes allegadas a la causa, que ya está judicializada por la gravedad del hecho, la supervisora Marisa Neira fue llamada ese día alrededor de las 19.30 por un inspector de policía que sería de apellido Blanco para que le aplicara una multa a un remisero que estaba trabajando para una cobertura periodística que se realizaba en calle Garibaldi de Ciudad, donde más de un centenar de hinchas de River festejaban el aniversario del club.

Todo comenzó cuando el chofer Omar Pérez tuvo que estacionar en esa calle, a la que accedió de contramano, despacio, porque la policía había cortado la calle San Martín.

Retroceder no podía porque se le venía encima una horda de fanáticos.

El inspector Blanco le pidió la documentación, que le fue entregada en el acto, e incluso una fotocopia de la misma. No obstante, de mala manera lo conminó a que se retirara del lugar . El hombre dijo estar dispuesto a hacerlo pero le pidió por favor que se identificara porque él tenía que informar de quién había recibido la orden de irse, porque estaba trabajando. Lejos de hacerlo, el efectivo prácticamente lo insultó y le dijo: "Rajá de acá porque si regreso te meto una multa y vas preso".

También hizo caso omiso a la oblea de "Prensa" otorgada por el Municipio de Capital que lo autoriza a estacionar especialmente cuando están haciendo coberturas periodísticas. En ese momento llegó la supervisora de Tránsito Neira, a quien el policía le ordenó: "Sanciónelo inmediatamente", cosa que no puede ordenar porque la autoridad de aplicación es la Municipalidad de Capital a través de la Dirección de Tránsito.

La funcionaria municipal por toda respuesta le manifestó que le dejara analizar el tema porque la calle San Martín estaba cortada y ese estacionamiento del chofer respondía a un trabajo periodístico.

Además le advirtió que el auto tenía oblea de prensa y que un periodista estaba cubriendo una nota.

Esto no sirvió de nada y el efectivo a pesar de que ella estaba uniformada le dijo que la llevaría aprehendida porque no hizo la multa.

La funcionaria quedó azorada porque la policía y el personal de Tránsito y Preventores se conocen todos dado que habitualmente trabajan en conjunto.

Esto no hizo mella en el efectivo, quien sin más la subió al móvil esposada y la llevó a la Comisaría Tercera, donde la metió en un calabozo ante el asombro de la mujer, que pensó en un primer momento que se trataba de una broma de mal gusto. Pero no era así.

Luego fue llevada a Sanidad Policial y en total permaneció aprehendida más de tres horas. La gravedad del caso ameritó la intervención inmediata de Tránsito de Capital, ante un hecho que los memoriosos de sucesos policiales no recuerdan.

La causa se judicializó en la Oficina Fiscal 1 de Capital y el fiscal de instrucción Gustavo Pirrello la caratuló como "averiguación incumplimiento de los deberes de funcionario público" en la persona del inspector Blanco.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas