policiales - Femicidios Femicidios
domingo 08 de enero de 2017

Piden el juicio para el padre de Ayelén Arroyo por asesinar a su hija

La fiscal Claudia Ríos cerró la pesquisa contra el imputado y presentó el requerimiento de elevación a debate.

El 2016 fue para Mendoza un año marcado por los femicidios. Muchos conmocionaron a la provincia. Uno de ellos, y quizás el más particular por la relación de víctima y victimario, fue el de Ayelén Arroyo (19), la joven asesinada por su padre, Roque Arroyo (54). Este caso ya cerró su etapa investigativa y se realizó el requerimiento de elevación a juicio.

En principio se cree que no habrá contratiempos, por lo que el hombre en los próximos meses se sentará en el banquillo de los acusados.

Denunció a su padre
El triste desenlace de Ayelén Arroyo se conoció el miércoles 28 de setiembre del año pasado. En las primeras horas de la mañana de ese día una denuncia al 911 alertó a la policía sobre gritos desgarradores en una casa ubicada en la ruta 15, en el barrio Las Rosas, de Ugarteche, Luján. Cuando los efectivos arribaron ya era tarde, la jovencita estaba sin vida, había sido golpeada y apuñalada. Rápidamente los vecinos se enteraron y señalaron al padre de la víctima, Roque Arroyo.

Este hombre fue detenido minutos después muy cerca de la vivienda donde mató a su propia hija. Desde ese momento prácticamente no hubo dudas sobre la autoría de este sujeto y quedó detenido.

Consumada la muerte de la chica se supo que dos semanas antes ella había denunciado a su progenitor por abusos de vieja data. La causa recayó en el fiscal de Luján Fabricio Sidoti, quien la caratuló como abuso simple. El magistrado ordenó la exclusión del hogar para el acusado y ordenó que Ayelén fuera sometida a pericias psiquiátricas para determinar la veracidad de sus dichos. Arroyo no fue imputado pero sí se fue de la vivienda, aunque a un barrio cercano de Ugarteche, donde vivió con otros hijos.

Sin embargo, el 28 de setiembre violó la prohibición de acercamiento y atacó a su hija hasta matarla. La policía había hecho rondines en los días anteriores, pero ese día nadie vio la presencia del sospechoso en el lugar. Aparentemente enojado porque lo denunció, fue y asesinó a la joven. Ayelén tenía una hija de un año y medio y vivía con un hermano de 11 años.

El crimen comenzó a investigarlo la fiscal Claudia Ríos, que fue sumando pruebas y elementos en contra del asesino. Roque Arroyo fue imputado por homicidio agravado por el vínculo y por femicidio, y en los abusos denunciados se lo acusó de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo en grado de tentativa.

Días después se le sumaría otra causa. Luego del crimen de Ayelén, su hermana Marcela, quien vive en Salta, viajó a Mendoza para contar a los investigadores que su padre la había violado y embarazado. Esto fue corroborado mediante un ADN entre el acusado y el niño. Por este hecho quedó imputado de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

El hombre fue a prisión y le dictaron la preventiva. Antes sus abogados habían solicitado pericias psiquiátricas para determinar si era imputable. Estos estudios indicaron que estaba en plenas facultades mentales y consciente de lo ocurrido, por lo que continúa detenido.

Con todos los avances que fue logrando la pesquisa, a fines del 2016 la fiscal Ríos cerró la investigación y en los últimos días presentó el requerimiento para la elevación a juicio en los tres expedientes contra Arroyo.

El pedido fue solicitado en el Juzgado de Garantías y se notificó a la defensa. En caso de no presentar oposición –lo más probable– sólo restará fijar fecha para los próximos meses y designar una de las cámaras del crimen para el debate.

Más allá de las condenas que puede recibir por los abusos sexuales, Arroyo arriesga prisión perpetua por la imputación del femicidio de su hija.

Cuestionado. Por el caso Ayelén Arroyo, al fiscal Fabricio Sidoti le iniciaron un Jury de Enjuiciamiento al entender que no actuó de manera correcta ante la primera denuncia.
Suspendido. El Jury avanzó y hoy Sidoti está suspendido en su cargo mientras continúa la investigación. Al magistrado debieron apartarlo de la causa de abusos sexuales en el instituto Próvolo en Luján, que él había iniciado.

Fue el tercero en una semana nefasta
El asesinato de Ayelén Arroyo el 28 de setiembre del año pasado se convirtió en el tercero de esa semana. La seguidilla de femicidios generó reacciones en la sociedad y multitudinarias marchas.

Dos días antes de la muerte de la joven, en un descampado de Las Heras hallaron enterrada y sin vida a Janet Zapata (28), una mujer de Godoy Cruz que fue buscada durante 6 días. El caso tiene a su pareja, Damián Minatti, y a dos hombres detenidos.

El 27 de setiembre, cerca de la cárcel de Cacheuta dieron con el cadáver de Julieta González (21), también buscada durante días. Su homicidio tiene tras las rejas e imputado a Andrés Di Césare.
Fuente:

Más Leídas