policiales - Guaymallén Guaymallén
sábado 09 de abril de 2016

Periodistas del "7" creyeron que los iban a matar en la finca de los Isgró

Lo ratificaron ayer en la audiencia ante la Tercera Cámara del Crimen, donde se enjuicia a Horacio y Antonio Isgró (padre e hijo) por privación de la libertad y robo agravado.

En la segunda jornada del juicio oral y público por la brutal agresión en 2011 a un periodista y a un camarógrafo de Canal 7, que fueron víctimas de privación de la libertad y robo agravado a manos de los dueños de la finca en la que hacían una entrevista por trabajo esclavo, los acusados Horacio y Antonio Isgró (padre e hijo) declararon ante el Tribunal de la Tercera Cámara del Crimen reconociendo que fueron autores del ataque pero dando una versión diferente de los sucesos.

Aquel día, los trabajadores de prensa de Canal 7 Julián Chabert (periodista) y Raúl Salazar (camarógrafo) denunciaron haber sido encerrados en una pieza por el dueño de la finca y su hijo con amenaza de arma de fuego, golpeados con una varilla de hierro, obligados a desnudarse, amenazados de muerte y víctimas del robo de la cámara y sus teléfonos laborales y personales, que nunca aparecieron.

Los hechos quedaron registrados y grabados en el 911 porque el camarógrafo alcanzó a llamar a la policía, esconder el celular y dejar la comunicación abierta, lo que permitió que gran parte del ataque fuera escuchado en vivo por el comando.

Sucedió en la finca de la familia Isgró, quienes son productores olivícolas, en Los Corralitos, Guaymallén.

Demencia temporal
El argumento defensivo de los acusados se basó, por ahora, en la declaración del perito de la defensa, el psiquiatra Ricardo Pierro, quien afirmó ante la Tercera Cámara del Crimen que los Isgró fueron presa de un "trastorno mental transitorio con rasgos psicóticos" que les impidió ser conscientes de sus actos.
Expresó que Isgró padre e hijo "reaccionaron ante el ingreso de intrusos a la propiedad –los trabajadores de prensa– con una actitud de total irracionalidad que los hizo entrar en un estado violento, sumamente agresivo y totalmente demencial del que no tienen antecedentes".

El médico explicó que se trató de un cuadro patológico temporal y resumió: "Violentados moralmente, en ese momento perdieron la razón".

También dieron su testimonio las víctimas del caso, que volvieron a relatar la pesadilla que vivieron aquella mañana del 29 de diciembre, en la que creyeron por el nivel de la agresión que serían asesinados por los Isgró. Ambos están acusados de privación ilegítima de la libertad y robo agravado.

La última figura es la más complicada: de ser condenados por ésta deberán cumplir la pena en la cárcel, sin derecho a libertad.

La pesadilla
Chabert fue el que más detalladamente describió lo que padecieron aquel día. Contó que ingresaron a la finca de los Isgró porque una trabajadora que vivía en pésimas condiciones en una pieza de "2 por 3" los hizo pasar para hacer la nota.

El periodista de Canal 7 contó que cuando hacían la entrevista apareció Horacio Isgró con un arma de fuego y tras sorprenderlos cerró la puerta de la pieza donde estaban –no tenía picaporte ni cerradura–, después de reclamarles a punta de pistola que le entregaran la cámara salió otra vez y avisó a su hijo que los tenía.

Recordó que le dieron la cámara pero no fue suficiente. Isgró padre volvió a entrar y con su hijo los amenazó de muerte, los golpeó con "un fierro" y los obligó a desnudarse.

"Cuando nos sacamos la ropa entendí que nos iban a matar, no tuve dudas", dijo Chabert.

Para el fiscal Alejandro Iturbide el robo agravado está probado

Uno de los ejes de discusión en este debate y en el tribunal será si Horacio y Antonio Isgró incurrieron en robo agravado con arma cuando les quitaron la cámara y los teléfonos personales y laborales a Julián Chabert y Raúl Zalazar, periodista y camarógrafo de Canal 7.

Para el fiscal Alejandro Iturbide "el robo agravado está probado y no le importa a la ley con qué fines el señor Isgró les haya quitado esos elementos a las víctimas. El simple hecho de arrebatárselos mediante un arma consuma el delito".

Para el fiscal, los dichos de las víctimas dando cuenta del arma que no se encontró y el sonido (grabado en el 911) de dos disparos prueban el uso de un arma de fuego.


Fuente:

Más Leídas