policiales - abuso sexual abuso sexual
lunes 14 de agosto de 2017

Otro caso más: está preso, sospechado de abusar de su nieta de 7 años

Un nuevo caso de abuso de un menor en el ámbito familiar en Mendoza tiene como imputado al abuelo de la víctima.

Tras una semana en la que Mendoza se vio conmocionada y hasta fue noticia mundial por dos casos de abusos sexuales a niñas que quedaron embarazadas, nuevos hechos trascendieron que implican también a menores. Ahora un abuelo quedó detenido y está imputado por someter a su propia nieta de siete años.

Los vejámenes y embarazos de las nenas del barrio La Favorita y de Tupungato tristemente no fueron los únicos hechos aberrantes que se conocieron en los últimos días. También hubo una víctima en Guaymallén, aunque en esta oportunidad no quedó embarazada por los ataques sexuales.

Se trata de una pequeña de siete años, a quien su mamá le detectó en una bombacha manchas de sangre. En un principio la progenitora creyó que podía ser un adelanto de su menstruación, pero ante su consulta la víctima reveló algo dramático.

La nena le dijo que su abuelo la había estado manoseando en sus partes íntimas. Ante semejante confesión la madre decidió hacerla revisar de manera urgente por un médico.

La menor terminó internada en el hospital Notti, en donde fue examinada por profesionales del Grupo de Alto Riesgo (GAR) de ese nosocomio. Así se pudo detectar que presentaba lesiones en la zona genital y que existen indicios de abuso. Los restos hemáticos hallados en la ropa interior dan cuenta de la brutalidad ejercida.

Por lo que pudo contar la niña y la denuncia de la madre en la Oficina Fiscal 8, los investigadores y la policía se movieron rápidamente para ir a detener al abuelo, principal sospechoso.

El hombre, de 63 años, fue puesto a disposición del fiscal Tomás Guevera, quien lo imputó por abuso sexual agravado por el vínculo y sometimiento sexual gravemente ultrajante. No se conoció si vivían en la misma casa.

Esta acusación es en primera instancia, ya que podría ampliarse sobre la base de otros peritajes. Entre ellos, los exámenes de la víctima por parte del Cuerpo Médico Forense. Una de las alternativas sería comprobar una violación con acceso carnal, lo que agravaría la situación del único sospechoso.

Lo concreto es que el sindicado ya está preso en la cárcel a la espera de la prisión preventiva. Durante estos días, y siempre y cuando la nena reciba el alta del hospital, podría declarar en cámara Gesell para aportar más datos.

La menor se encuentra internada en el Notti en buen estado y se ha activado todo el protocolo necesario de estos casos, sobre todo con asistencia psicológica.
Fuente:

Más Leídas