policiales - Judiciales Judiciales
martes 26 de abril de 2016

Murió atropellado, sus hermanos reclamaron $180.000 pero recibirán $10 mil porque estaba ebrio

Poco más de 10 mil pesos recibirán los familiares de Javier Luis Cejas, quien murió a la salida de un cabaret en Junín en 2010.

El expediente tuvo su origen en el Primer Juzgado Civil de la Tercera Circunscripción Judicial, donde los hermanos y hermanastros de Javier Luis Cejas, un joven que perdió la vida en la madrugada del 30 de abril de 2010.

Ese día, minutos antes de las 7, el muchacho había salido del cabaret Posta, ubicado en Junín. El joven caminaba por el costado oeste de la calle homónima, cuando fue embestido por un Ford Falcon conducido por una mujer, quien circulaba en dirección al sur.

El rodado impactó primero en la pierna del joven y luego su cuerpo se estrelló contra el capot y parabrisas, lo que le generó graves lesiones que le quitaron la vida a los pocos minutos.

Los familiares de la víctima fatal iniciaron una demanda civil contra la mujer solicitando una suma de 180 mil pesos en efectivo, más intereses y costas, en concepto de daño moral.

La demandada contestó la acusación y sostuvo que el incidente fatal fue por culpa exclusiva de la víctima, quien caminaba en una zona rural en horario nocturno, con ropa oscura y bajo estado de alcoholización. Según la versión de la mujer, el muchacho intentó cruzar el camino repentinamente.

Los peritos del caso aseguraron que justamente se trataba de una zona de baja luminosidad y que el vehículo circulaba a una velocidad mínima de 80 kilómetros por hora, aproximadamente. Pero más importante fue el dosaje de sangre que le realizaron a la víctima, el cual determinó que tenía un nivel de 1,30 gramos por litro de sangre.

Según declararon los amigos que estuvieron con la víctima minutos antes del boliche, el joven no se podía mantener en pie y ya se había caído, lastimándose la nariz. "No queríamos dar más de beber", manifestó uno de ellos.

La jueza civil rechazó la demanda argumentando que "el embestimiento producido en un lugar no habilitado para el cruce peatonal, en forma absolutamente imprudente, en horario nocturno y en estado de alcoholización, resulta una consecuencia inevitable de la conducta de la víctima".

Disconforme con la resolución, los familiares de Cejas presentaron un recurso de apelación y llevaron el caso a la Quinta Cámara Civil. En la presentación argumentaron que el joven no estaba cruzando la calle sino que estaba parado sobre el margen y que la velocidad de la conductora era excesiva.

La demandada ratificó su versión sostenida en primera instancia y agregó que algunos de los denunciantes no pueden reclamar daño moral ya que son hermanastros e incluso uno es hermano adoptado.

Los camaristas entendieron que la conductora admitió haber visto al peatón y no haber podido evitar el desenlace fatal, por lo que tiene un 30 por ciento de responsabilidad en el hecho.

Pero también sumaron pruebas y lograron probar que el joven fallecido vivió sólo dos años con una de sus hermanas, quien realizó la denuncia en sede penal porque no tenían noticias del muchacho desde hacía un par de días. Es por esto que ella es la única que sufrió un daño moral por la muerte del joven, recibiendo una indemnización de 9 mil pesos.

La conductora también deberá pagar al resto de los demandantes la suma de 1.200 pesos en concepto de gastos funerarios, ya que no recibirán otro tipo de resarcimiento por daños y perjuicios.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas