policiales - Judiciales Judiciales
jueves 07 de julio de 2016

Más de $500 mil para una penitenciara que fue golpeada por una peligrosa interna

Ocurrió en el penal de San Rafael. La uniformada terminó con una fractura nasal. La presa recuperó su libertad años después pero fue asesinada.

Una importante indemnización recibirá una penitenciaria que fue agredida físicamente por una peligrosa presa a mediados de 2013. La interna había liderado un motín en otro penal meses antes y años después se convirtió en la primera víctima de un homicidio del año 2015.

El hecho que abrió una demanda laboral tuvo lugar en la tarde del 11 de septiembre de 2013 en el pabellón femenino del penal de San Rafael. Cerca de las 15.40, la oficial –se reserva su identidad por motivos de seguridad- se encontraba en su oficina, cuando María Lourdes Riquelme Godoy (25) irrumpió en el lugar.

La presa tenía bronca con la uniformada porque días atrás esta última había realizado un informe donde detallaba que la había insultado. "Ahora sí vas a hacer un informe con razón", vociferó Riquelme, para luego golpear con su mano a la autoridad en el rostro, pecho y brazo.

La víctima fue trasladada a la Policlínica Privada de San Rafael donde le recetaron antiinflamatorios, analgésicos y dos días de reposo, ya que sufrió una fractura en la nariz. Los médicos cirujanos determinaron que padecía una incapacidad parcial, permanente y definitiva del 10 por ciento.

La Primera Cámara del Trabajo de la Segunda Circunscripción judicial resolvió el litigio a favor de la trabajadora. Si bien la penitenciaria había reclamado una suma cercana a los 300 mil pesos, los jueces ordenaron a la aseguradora de riesgos del trabajo a pagar una suma de 544 mil pesos más costas e intereses.

Terminó asesinada

Godoy Riquelme fue un apellido nombrado varias veces por las autoridades policiales. No sólo la joven tenía varios cruces con la Justicia sino también sus hermanos y sus padres.

María Lourdes fue detenida en 2010 y dos años más tarde recibió una condena a 6 años de prisión por un robo agravado por el uso de arma de fuego. En marzo de 2013 protagonizó un motín en el penal de El Borbollón donde quemaron una parte de la capilla, por lo que fue trasladada al penal de San Rafael.

En noviembre de 2014 las autoridades judiciales le otorgaron la prisión domiciliaria, por lo que regresó a su domicilio en el barrio San Martín de Ciudad. Minutos antes de las 18 del 1 de enero de 2015 fue asesinada en esa misma barriada.

La mujer, que entonces tenía 28 años, fue ultimada de dos disparos cuando se encontraba hablando con un hombre en la manzana E. Días después fue detenido Carlos Martín Plaza (33) y quedó vinculado al homicidio.

Este hombre está en silla de ruedas y los pesquisas creen que en realidad intentó atacar al hombre que se encontraba con Godoy, quien años atrás le había efectuado un disparo y lo había dejado inválido.

Fuente:

Más Leídas