policiales - Mendoza Mendoza
jueves 04 de agosto de 2016

Lucha por su vida la policía que fue baleada por una compañera

Noelia Montenegro (26) está en terapia: recibió un tiro que le perforó el páncreas, y le lesionó el intestino y el hígado.

La oficial de la policía de Mendoza Noelia Montenegro (26) lucha por su vida en terapia intensiva del Hospital Italiano luego de que una compañera le disparara en la Unidad Especial de Patrullaje, previo hacerse cargo de su nuevo destino dentro de la fuerza.

Noelia está rodeada de todos sus afectos, principalmente, de su esposo –también policía–, sus padres, hermanos y amigos. Está intubada tras haber sido sometida a una operación que duró 5 horas. La bala de la pistola 9 milímetros, que disparó Zulema Miranda(24), le perforó el páncreas, le provocó tres lesiones en el intestino y le rozó el hígado.

Si bien su situación es grave "con riesgo de muerte", según dijo a Diario UNO su esposo, Emanuel, la médica que la asiste confía en sacarla del grave estado. "Ella está consciente, pero no dijo nada respecto de lo ocurrido. Apenas logra comunicarse escribiendo en un papel", contó su marido.

Emanuel y Noelia llevan un año de casados y ella, que es la mayor de cuatro hermanos (tres son mujeres), egresó el año pasado del Instituto Universitario de Seguridad. Hace un mes comenzó a desempañarse la actividad esperando el destino que le hubieran asignado en la fuerza, justo dos horas después de ocurrido el grave suceso.

El martes a las 15.30, cuando estaba descansando con 6 compañeras en la sede de la Unidad Especial de Patrullaje, en calle San Lorenzo casi esquina Pringles, contaba con gran ilusión y ansia tomar posesión del cargo en una comisaría de Guaymallén.

Se acostó en la cucheta de abajo junto con una compañera, quien ya estaba durmiendo.

La fatalidad quiso que Miranda, quien estaba en la cama de arriba, comenzara a manipular el arma reglamentaria, una pistola Taurus 9 milímetros, y le salió un disparo hacia abajo que impactó en Noelia.

La bala le atravesó, de costado de un extremo a otro, el abdomen causándole graves heridas.

Sin consuelo
Su esposo está desconsolado: "Lo único que me importa es que Noelia salga bien. No me interesa nada más". El joven oficial estaba de franco cuando recibió la tremenda noticia y desde ese momento no abandona el hospital.

Sergio Montenegro, padre de la joven, dijo abrazando a su esposa, Rosa, en la puerta del hospital: "Esto se llama negligencia. No se tiene que verificar un arma cuando hay otras compañeras descansando. Y en esto quiero poner énfasis para que cosas de esta naturaleza no vuelvan a ocurrir. Mi hija la está peleando y menos mal que estaba ubicada de costado en la cucheta porque si no, la mataba. Además, el disparo podría haber alcanzado a otras chicas".

Emanuel explicó: "Todas las armas son distintas, pero las medidas de seguridad son iguales. El paso más erróneo es llevar el dedo en el gatillo. Y pensar que Noelia estaba muy contenta de pertenecer a la Policía y para qué le cuento lo que significaba para ella el día martes. Nada menos que presentarse por primera vez a trabajar en una comisaría de Guaymallén y mire dónde está", concluyó muy consternado.

El aspecto legal
La causa está en manos del fiscal de Instrucción de Guaymallén,Mauro Perassi, quien la caratuló como lesiones culposas agravadas por el uso de arma de fuego y con esta imputación quedó por ahora Zulema Miranda. Por ello permaneció detenida durante las declaraciones testimoniales que se tomaron el primer día. Luego recuperó la libertad porque el delito es excarcelable.
Fuente:

Más Leídas