policiales - San Felipe San Felipe
martes 04 de octubre de 2016

Los motivos del traslado de 40 presos: drogas, una réplica de pistola y aprietes

Todo ocurrió durante los últimos días en el penal San Felipe. La historia de un interno que lidera una banda que ahora fue desmembrada.

Los últimos días fueron intensos en el complejo carcelario San Felipe, colindante al penal de Boulogne Sur Mer. Movimiento de presos, un arma de fuego secuestrada y hasta una movilización de familiares tuvieron lugar en el establecimiento. La explicación: un reo que lidera una banda interna y amenaza al resto de la población carcelaria.

Desde hace varios meses, las autoridades del Servicio Penitenciario están en la búsqueda de un arma de fuego dentro del penal. El dato que circulaba era que un preso de apellido Huanca, conocido como Boliviano y lidera una agrupación que tiene cerca de 40 adeptos en el penal, tenía en su poder una pistola 9 milímetros.

Con este rumor ganaba el respeto intramuros y también la persecución de las autoridades, quienes también creen que vende estupefacientes en San Felipe. Esto motivó varias requisas en el módulo dos de esa dependencia. Una de ellas fue conocida ya que se encontró un túnel de dos metros, el 2 de julio pasado.

La situación subió de tono el viernes pasado, durante la visita de familiares en ese sector. Fuentes del penal aseguraron que el Boliviano intentó abusar sexualmente a la novia de un interno ya que este no les pagaba una deuda por drogas. Oficialmente, esa versión está descartada. Tampoco hay denuncia judicial al respecto.

Lo cierto es que el sábado siete mujeres realizaron una movilización en la puerta del complejo. Las familiares aseguraron que Huanca estaba amenazando a sus hijos dentro del penal y solicitaron medidas urgentes.

Las autoridades del Servicio Penitenciario confirmaron que el Boliviano y sus 40 secuaces fueron trasladados a otra dependencia dentro de San Felipe. Tras este movimiento, se realizó una requisa en el módulo dos y se encontró el arma de fuego que era buscada desde hacía meses.

Fuentes oficiales y extraoficiales confirmaron que se trata de una réplica de pistola 9 milímetros Bersa que no estaba apta para el disparo. "Era de madera, para que no saltara en los detectores de metales", detalló un informante penitenciario.

Tras estas medidas, las autoridades esperan que la situación se tranquilice en el penal, sobre todo con el movimiento de drogas que termina generando broncas y diferencias entre los mismos presos.

Fuente:

Más Leídas