policiales - Godoy Cruz Godoy Cruz
miércoles 19 de octubre de 2016

Los familiares de un policía acusado de gatillo fácil que debieron cambiar sus vidas por las amenazas

Este viernes se conocerá la sentencia contra el cabo José Castro (49), acusado de ultimar a Nicolás Barrera (16). Su familia contó su versión de la historia.

Este viernes no será un día más en la vida de José Castro. El policía de 49 años conocerá su futuro procesal en el juicio que lo acusa de asesinar a Nicolás Barrera (16), en un hecho ocurrido en Godoy Cruz en marzo de 2014. La familia del cabo, que debe ocultar su identidad por varias amenazas, relató los duros momentos que les tocó vivir desde el fatídico hecho hasta hoy.

"Nadie quiere matar por que sí. Menos él que tiene 27 años de servicio", coincidieron su esposa y su hija, quienes se encuentran en el programa de testigos de identidad protegida tras varias amenazas que recibieron luego del hecho.

La pareja del cabo Castro recordó lo ocurrido esa noche: "Fue en defensa propia. A mi marido le quisieron robar dos jóvenes y uno de ellos disparo y salió corriendo. El otro sacó otra arma y en ese momento mi esposo lo baleó". "Después dijeron que el arma del fallecido no estaba apta para el disparo, pero en ese descampado no hay una sola luz, era imposible notarlo en el momento", agregó.

"Como llegaron algunas personas y empezaron a increparlo, él se fue a la casa de un amigo y llamó al 911 informando que estaba en el lugar. Eso consta en la desgrabación de los llamados al CEO. Él nunca se escondió ni se dio a la fuga", narraron los familiares de Castro.

Como consecuencia lógica, la vida de los Castro cambió radicalmente tras el hecho. El efectivo estuvo 30 días detenido en Contraventores y dos meses después en prisión domiciliaria, hasta que un magistrado entendió que debía ser sobreseído –ver aparte-.

En ese lapso de tiempo aparecieron las amenazas. "Te vamos a matar el guacho para que sintás lo mismo", le gritaron a la mujer una noche en referencia a uno de sus hijos, quien hoy tiene 16 años. "Nos tirotearon la casa, nos rompieron el auto. Nos tuvimos que ir. Estuve un mes y medio dando vueltas hasta que el programa protección de testigos nos alquiló una casa", relató.

Desde el día del hecho, el policía fue pasado a pasiva mientras avanzaba la investigación administrativa en la Inspección General de Seguridad (IGS). Desde entonces cobraba la mitad de su sueldo hasta hace algunos días, cuando quedó de nuevo en disponibilidad a la espera de que le otorguen servicio. "El hecho fue el 20 de marzo y el 1 de julio siguiente se jubilaba", recordaron sus familiares.

En la jornada del miércoles, se realizó una manifestación en el kilómetro cero de Ciudad. Desde el entorno del Castro se reunieron con pancartas en la esquina de San Martín y Garibaldi y pidieron la absolución del efectivo. La movilización se repitió este miércoles y se espera que mañana haya otra marcha similar, a la espera de la sentencia del juicio que se ventilará el viernes.

marcha castro.jpg
Foto: gentileza
Foto: gentileza

Largo proceso judicial

Varias idas y vueltas tuvo el expediente que investigó el actuar del cabo José Castro. El suceso comenzó a ser investigado por el entonces fiscal de Delitos Complejos Santiago Garay quien determinó que se trataba de un caso de legítima defensa y el policía debía ser sobreseído.

Ante una apelación de los abogados querellantes, la Justicia de Garantías revirtió la medida y determinó que no correspondía el sobreseimiento, por lo que la causa volvió a otro fiscal especial. Claudia Ríos avanzó en la pesquisa y determinó que se trataba de un homicidio agravado.

Sin embargo, otra jueza de Garantías, María Alejandra Mauricio, dio un nuevo revés judicial y decidió sobreseer a Castro. Los abogados de Barrera apelaron y la Cámara de Apelaciones en lo Criminal terminó elevando la causa a juicio bajo la calificación que había determinado Ríos.

Castro llegó en libertad al debate que se inició el jueves pasado y por el cual pasaron pocos testigos. El imputado brindó su versión de los hechos y también lo hicieron personas del entorno de la víctima, quienes aseguraron que cuando trasladaron al menor hasta el hospital el policía los persiguió en un auto –las declaraciones presentaron algunas contradicciones-.

El viernes pasado se realizaron los alegatos. El abogado defensor del acusado solicitó la absolución, el fiscal de Cámara Darío Tagua pidió 13 años de cárcel y el querellante Luis Romano solicitó prisión perpetua.

Serán los jueces de la Segunda Cámara del Crimen, entre los cuales se encuentra José Valerio, postulado para integrar la Suprema Corte de Justicia, quienes definan el futuro del uniformado. De todas formas, todo hace creer que más allá de esta sentencia en primera instancia la discusión legal continuará en tribunales de alzada.

nicolas barrera.jpg
Nicolás Barrera recibió un tiro en el glúteo que le atravesó el tórax.
Nicolás Barrera recibió un tiro en el glúteo que le atravesó el tórax.

El caso

Cerca de las 20 horas del 20 de marzo de 2014, el cabo José Castro llegaba a su domicilio tras prestar servicio en seguridad bancaria. En la subida de la bloquera, cerca del barrio Los Barrancos, fue abordado por dos jóvenes que intentaron robarle. Uno de ellos, identificado como Nicolás Barrera, recibió un disparo del arma reglamentaria del efectivo. La bala ingresó por el glúteo del adolescente y le atravesó el tórax, quitándole la vida a los pocos minutos.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas