Los alegatos previos a la sentencia: qué pidió cada parte

El abogado querellante Hernán Ulloa recordó que Ponce Mina había declarado cuando fue detenido y admitió haber cometido los hechos junto a Rodríguez.

Enviado especial a Ecuador

Antes de conocerse la sentencia, la fiscal María Coloma había solicitado la máxima pena para ambos acusados. Por el lado de Ponce Mina, aseguró que su testimonio "fue una burla a los presentes. No hay verificaciones de ADN y de la Policía sobre las personas que él señala como autores", en referencia al Chamo y su banda.

"Las víctimas se sintieron respaldadas por alguien de seguridad de la comuna que les ofreció un domicilio. Fueron drogadas con benzodiacepina, derivados del opio y cocaína, que les hizo perder su voluntad. Los investigadores no tienen contradicciones y correlacionan todo y cada uno de los hecho", esgrimió la representante de la Fiscalía de Ecuador. También destacó las contradicciones de Ponce Mina durante la reconstrucción en 3D que se realizó a fines de abril.

Con respecto al Rojo, María Coloma también pidió la máxima pena como coautor y basó su alegato en las contradicciones que el hombre presentó con la Abogadita, la dueña del bar al que aseguró haber acudido tras dejar a Coni y Menegazzo en la casa de Ponce Mina: "´Él nunca salió de la casa. Las cosas están bastante claras y precisas".

El abogado querellante Hernán Ulloa recordó que Ponce Mina había declarado cuando fue detenido y admitió haber cometido los hechos junto a Rodríguez. El letrado cuestionó cómo el Negro sabía los detalles del homicidio si luego, cuando cambió su versión, lo habían cometido otras personas. "¿Si estaba amenazado por qué no aviso a la Policía? ¿Si el ahora habló sobre el Chamo por qué su hija y su madre no están muertas tal como lo habían amenazado?", argumentó, para luego pedir 40 años de prisión.

Finalmente, el representante de Aurelio Rodríguez apuntó contra Ponce Mina. Señalándolo de forma efusivo vociferó que "aquí está el asesino confeso de dos mujeres indefensas". Sobre su cliente, Joselito Argüello aludió que "gracias a la pobreza que sustenta es sospechoso. Se trata de una persona inocente. En ninguna parte de la escena del delito está ubicado".

El abogado también apuntó contra la Abogadita, testigo clave que comprometió a su defendido, asegurando que miente: "Tiene un prostíbulo clandestino, un centro de trata de blancas".

Fuente:

Más Leídas