Los abusos en el Próvolo: se define si la monja Kumiko sigue presa o no

La religiosa, que dijo que no sabía que sobre ella pesaba un pedido de captura internacional, pasó casi un mes prófuga e instalada en el departamento que era de su madre en Buenos Aires.

Desde su celda en la unidad penitenciaria de Agua de las Avispas, Kumiko Kosaka (42) debió rogar anoche por la jornada de este miércoles.

Es que al mediodía un juzgado de Garantías definirá si la monja, acusada de ser partícipe de tres casos de abuso sexual y corrupción de menores en el instituto Antonio Próvolo, recupera o no su libertad.

La religiosa, que dijo que no sabía que sobre ella pesaba un pedido de captura internacional, pasó casi un mes prófuga e instalada en el departamento que era de su madre en Buenos Aires.

En ese lapso su abogado defensor, Carlos Varela Álvarez, presentó a la fiscalía que lidera Gustavo Stropiana el mantenimiento de la libertad que fue rechazado por el fiscal. Luego de que Kosaka se entregara en Buenos Aires y quedara detenida, la estrategia fue solicitar el recupero de la libertad, lo que posiblemente se rechace, ya que la religiosa eludió a la Justicia.

Otra posibilidad que barajó la defensa es solicitar la prisión domiciliaria, para lo cual Kosaka fijó como domicilio el estudio de su abogado defensor.

La monja habría dicho que recibía amenazas en la cárcel y por eso se pidió mayor protección al Servicio Penitenciario.

Por su parte, los abogados querellantes argumentarán que otorgarle la libertad a Kosaka pondría un peligro no sólo para la investigación que se lleva adelante, sino también para el testimonio de algunas víctimas a las que la religiosa conoce.

En tanto, trascendió, además, que se realizará una entrevista en cámara Gessel a un testigo –podría ser también víctima–, de otro caso de abuso sexual ocurrido también en el edificio del Próvolo, en Luján.
Fuente:

Más Leídas