policiales policiales
sábado 24 de septiembre de 2016

Lo condenaron a 9 años de prisión por el asesinato de un joven

Brian Aravena mató de un disparo a Maximiliano Fuentes el 11 de setiembre del año pasado cuando la víctima estaba con amigos, en San Rafael.

San Rafael. La Primera Cámara del Crimen condenó a nueve años de prisión a Brian Aravena por el homicidio de Maximiliano Fuentes, ocurrido en el 11 de setiembre del año pasado a las 22.30 en la esquina de Centroamérica y Ecuador del barrio Pueblo Diamante.
La sentencia se leyó pasadas las 13 en una sala colmada de familiares de ambas partes que escucharon en silencio, pese a la tensión previa y la posibilidad de que hubiera algún tipo de incidentes.
Los pedidos previos de los policías y de los jueces para que mantuvieron la paz dieron sus frutos.
Una vez finalizada la lectura del veredicto, los padres y hermanos de Maximiliano, que llevaban remeras con el rostro del fallecido, rompieron en llantos y se abrazaron. En tanto, Aravena esbozó una sonrisa burlona mientras era retirado por los agentes penitenciarios.
El tribunal lo consideró autor penalmente responsable del delito de homicidio simple. Además, en la sentencia incluyeron una compulsa (pedido) para que se inicie una investigación por la "posible comisión de delitos contra la libertad" basada en las declaraciones de seis testigos que pasaron por el debate oral.
Es que se sospecha que podrían haber sido amenazados o coaccionados para que declararan en un sentido determinado para beneficiar al joven condenado. La amenaza y la coacción entran en la categoría de los denominados delitos contra la libertad.

El crimen

El tribunal consideró probado que Aravena efectuó el disparo de arma de fuego que le quitó la vida a Fuentes, de 18 años, quien se encontraban reunido con otros jóvenes.
No obstante, en un primer momento tras el crimen se barajó, sobre la base de los dichos de los presentes en el lugar del hecho, una hipótesis inicial de un auto que pasó por el lugar y efectuó seis disparos, uno de los cuales habría dado muerte a Maximiliano. Esta hipótesis sostuvo la defensa del acusado en el debate oral, en contraposición al sostenido en la investigación judicial.
En el debate oral hubo testigos que declararon en defensa de la hipótesis de los disparos desde el auto, lo que generó sospechas y llevó al fiscal Norberto Jamsech a solicitar en su alegato que se abra una investigación por falso testimonio, aunque finalmente el tribunal decidió que se investigue si esos testigos fueron amenazados o coaccionados.

La familia, con dudas

Walter Fuentes, papá de Maxi, dijo a Diario UNO que desde un primer momento tendrían que haber acusado a otros integrantes del grupo que estaban en el momento del hecho y consideró que la muerte de su hijo "venía premeditada, por eso ninguno habla y todos están con una serie de candados en la boca para que no digan nada. Todos son cómplices o partícipes".
Recordó que a su hijo le dijo en varias ocasiones que no se juntara con ese grupo, "porque en esa esquina hay esto y aquello o se están fumando un faso, y vos no sos de esos, sino un laburador como yo".
Por su parte, Sandra Chávez, mamá de la víctima, señaló que "lamentablemente no supo elegir a sus amigos".
Fuente:

Más Leídas