policiales - Maipú Maipú
sábado 07 de mayo de 2016

Llega a juicio el asesinato de una pareja de jubilados en Maipú

El crimen, que provocó una gran conmoción, ocurrió en el 2014 cuando el matrimonio había ido en su auto a comer un asado en las afueras de Agrelo como solía hacerlo.

​El 7 de junio comenzará el juicio contra dos imputados de asesinar a sangre fría a la pareja de jubilados integrada por Paulina Bransini y Antonio Ortega, los dos de 76 años, en Maipú.

El crimen, que provocó una gran conmoción, ocurrió en el 2014 cuando el matrimonio había ido en su auto a comer un asado en las afueras de Agrelo como solía hacerlo.

En el banquillo de la Séptima Cámara del Crimen se sentarán los acusados Carolina Olmos (23) y su pareja, Alfredo Soria (25), quienes deberán responder por el delito de homicidio criminis causa –se mata para ocultar otro delito–. En este caso los habrían asesinado para robarles el Citroën C3.

En el momento del hecho también fue detenido el hermano menor de la joven, a quien se le adjudicó la responsabilidad penal pero luego quedó en libertad.

El caso recayó en manos del fiscal de Delitos Complejos Santiago Garay, quien les endilgó la grave acusación a la pareja, que prevé, en caso de ser condenados, la pena de prisión perpetua.​

​El día del crimen ​

A las 11 del domingo 17 de agosto de 2014, ​Paulina y Antonio salieron de su casa en el barrio El Porvenir, en Coquimbito, Maipú, para ir al camping de la Virgen de Lourdes en Agrelo, Luján.

​El matrimonio, según contó en ese entonces su hija Estela a UNO, aprovechaba los fines de semana para dar un paseo. A veces iban hasta el dique El Carrizal y otras a Agrelo.​

​ Antes de ir al camping pasaron por la verdulería de la nuera, María Elena, en el barrio Amupe 2 de Maipú, y ella sería la última persona de la familia que los vio con vida.​

La mujer contó en esa oportunidad que “estaban bien. Eran muy unidos y siempre salían juntos. Se querían mucho”.​

​ También contó que fue su hija Yanina (26), quien vivía en ese entonces con sus abuelos, la primera que alertó alrededor de las 21.30 de ese día de que el matrimonio no había regresado al hogar, lo que era totalmente anormal porque siempre lo hacían cerca de las 18.​

A partir de ese instante llamaron al resto de la familia y decidieron radicar la denuncia como averiguación de paradero.​

​Aparecieron los cuerpos ​
​Ese mismo día ocurrió lo inesperado ya que los cadáveres de los ancianos aparecieron en un piletón de Maipú. Lo que se pudo establecer en esferas de la pesquisa es que los imputados los habrían atacado cuando Antonio estaba a punto de encender el fuego para hacer el asado en el camping de Agrelo y los habrían llevado hasta allí.

A la primera que agredieron fue a la mujer, a quien empujaron y la tiraron al agua. Cuando su marido intervino para no permitir que le hicieran algo semejante, corrió la misma suerte. ​Después les robaron el Citroën C3 y partieron hacia el Bajo Luján.

Y fue allí, una vez que se conoció la noticia del crimen, que un vecino de la pareja avisó a la policía de que un auto de esa marca había aparecido quemado.

De inmediato personal policial concurrió al lugar y efectivamente se encontraron con el auto del matrimonio, al que le habían sacado las cuatro cubiertas y el auxilio. Los asesinos incluso le habían quitado la batería y luego lo habían dejado abandonado en el cauce del río Mendoza.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas