policiales policiales
viernes 15 de abril de 2016

Le roban $330.000 a una jubilada con el cuento de "vuelve el corralito" y los nuevos billetes de $500

El martes recibió un llamado a su casa de un hombre que se hizo pasar por el nieto e inició la conversación diciéndole: "Abuela, va a explotar otra vez la economía, vuelve el corralito".

Una anciana de 84 años fue engañada por delincuentes que llamaron a su casa del barrio porteño de Palermo, se hicieron pasar por un nieto y, con los cuentos de que volvía "el corralito" financiero y que había que cambiar los billetes de 100 pesos por nuevos de 500, le robaron 330.000 pesos, informaron hoy fuentes policiales.

El caso ocurrió el martes pero recién se denunció ayer en la comisaría 31 de la Policía Federal de la ciudad, por la vergüenza que sintió la víctima en contarle a su familia que con esta trampa le habían sacado esos 330.000 pesos en efectivo que había cobrado recientemente de un reajuste jubilatorio y guardaba en su casa.

Los investigadores ya tienen en la mira a "una banda de gitanos" que en las últimas semanas cometió este tipo de engaños en otras zonas de Palermo y Barrio Norte, según confió a Télam una fuente policial.
La víctima es una jubilada de 84 años que vive en un edificio de la calle Fitz Roy, entre avenida Santa Fe y Charcas.

El martes recibió un llamado a su casa de un hombre que se hizo pasar por el nieto e inició la conversación diciéndole: "Abuela, va a explotar otra vez la economía, vuelve el corralito".

El farsante le dijo a la señora que había que ir al banco a sacar los ahorros, que le diga cuál era su sucursal para encontrarse con ella ahí, pero la víctima le recordó a su supuesto nieto que ella tenía muchas dificultades para movilizarse.

Siempre según contaron las fuentes, el delincuente cambió de cuento del tío, le preguntó si tenía dinero en la casa y le dijo otra mentira, que había que cambiar los billetes de 100 pesos por los nuevos de 500.
El ladrón le dijo que si ella no podía movilizarse, entonces le enviaría a una persona del banco de su máxima confianza a la casa para hacer el trámite, que retiraría el dinero y después pasaría a dejar los nuevos billetes.

La anciana preparó los 330.000 pesos que había cobrado hace poco tiempo de un reajuste jubilatorio y se los entregó al supuesto empleado bancario cuando le tocó el portero eléctrico.

El hombre no volvió y la señora tardó dos días hasta contarle lo sucedido a sus hijos, quienes ayer la llevaron a realizar la denuncia a la comisaría 31.

El caso es investigado el fiscal Martín Niklison, de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 9 de la Capital Federal.
Fuente:

Más Leídas