policiales - Guaymallén Guaymallén
lunes 29 de agosto de 2016

Le decían Pergolini, era fanático de la Lepra y creen que lo mataron cuando fue a comprar drogas

Paulo Pérez fue ultimado de una puñalada tras una pelea que se desarrolló el sábado en Dorrego. Hay dos jóvenes implicados y uno de ellos quedó detenido.

Un problema con venta de estupefacientes. Esta es la razón por la cual las autoridades creen que Paulo Alejandro Pérez (30) fue asesinado de una puñalada en la madrugada del sábado en Guaymallén. El caso tiene a dos jóvenes involucrados y uno de ellos quedó detenido.

Según reconstruyeron los pesquisas, la víctima fatal se había dirigido a un domicilio ubicado en la intersección de Remedios Escalada y Darwin, en la localidad de Dorrego. En el lugar intentó comprar estupefacientes, algo que realizaba habitualmente en esa propiedad, según detallaron los sabuesos policiales.

Horas después, Pérez murió de una puñalada que le perforó el tórax y órganos vitales. Los investigadores creen que el joven apodado Pergolini, fanático de Independiente Rivadavia y padre de un niño fue asesinado por los dealers tras una discusión por las altas horas de la madrugada que se presentó en el lugar.

Hasta este lunes, el único imputado por homicidio simple que tiene el caso es Osvaldo Mauricio Corvalán. Se trata de un muchacho de 18 años que había salido de la cárcel en libertad condicional y tenía una causa pendiente por robo agravado. Este sindicado es sobrino de la propietaria del lugar donde se cometió el asesinato de Pergolini y justamente el viernes se había realizado un allanamiento en el lugar por la causa de robo.

Tras el homicidio, Corvalán se presentó en la Comisaría 25 y fue imputado en ambos expedientes. En la mañana de este lunes se realizó una rueda de reconocimiento que arrojó resultados positivos en cuanto al asalto pero negativos en cuanto al crimen de Pergolini Pérez. Pese a esto, fuentes ligadas al caso aseguraron que la prueba no es concluyente ya que tienen información extraoficial sobre amenazas a los testigos de la causa.

La causa por el crimen tiene otro implicado, un joven de apellido Contreras que fue capturado el sábado cuando la Unidad Investigativa Departamental (UID) realizó un allanamiento en el domicilio en cuestión tras el hecho. El fiscal Ticheli le tomó una declaración informativa –paso intermedio entre ser testigo o ser imputado en una causa- y lo sometió a rueda de reconocimiento. Como el resultado fue negativo, Contreras recuperó su libertad. Los sabuesos judiciales creen que intervino en la pelea golpeando con un palo de escoba a la víctima fatal.

En ese procedimiento, los uniformados secuestraron algunos cuchillos, prendas de ropa con manchas hemáticas y hasta 40 gramos de marihuana en el interior de la vivienda. Estos elementos serán cotejados para determinar si fueron utilizados al momento del hecho de sangre.

Discusión fatal

Cerca de las 8, Paulo Pérez ingresó a la guardia del Hospital Central siendo trasladado por un taxi. El joven tenía una herida de arma blanca en el tórax y lo ingresaron al quirófano, aunque murió a los pocos minutos. Las autoridades se dirigieron hasta el lugar del hecho, en Dorrego, donde la propietaria de la casa aseguró que la pelea había ocurrido en una plaza ubicada enfrente. Sin embargo, los pesquisas encontraron manchas de sangre en la puerta del domicilio y decidieron profundizar su pesquisa en el lugar.

Fuente:

Más Leídas