Las familias de Marina y Majo buscan ayuda internacional

Con la ONG Xumek irán a la Comisión de Derechos Humanos en Washington para que proteja la causa. Trascendió que el 9 de agosto empezará el juicio contra Segundo Mina Ponce y Eduardo Rodríguez

Las familias de Marina Menegazzo y María Eugenia Coni, las mendocinas asesinadas en el balneario ecuatoriano de Montañita, presentaron ayer un solicitud a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) apostada en Washington, para que este organismo internacional intervenga en la investigación penal del caso, y garantice que se agoten todas las hipótesis y que se investigue a todos los posibles responsables del doble crimen ocurrido en febrero de este año y que nadie gane la impunidad.

Mientras, trascendió ayer que el juicio oral contra los dos únicos acusados, Segundo Mina Ponce y Eduardo Rodríguez, alias el Rojo, comenzará el 9 de agosto próximo. El objetivo de los familiares de las infortunadas Marina Menegazzo y María José Coni es justamente evitar que se realice el juicio y el caso se cierre sin haber indagado más a otros sospechosos.

La presentación ante la CIDH fue una medida cautelar patrocinada por la ONG Xumek, que integran los penalistas Diego Lavado y Lucas Lecour, entre otros especialistas.

Los familiares de Marina y Majo están convencidos de que hay más gente involucrada en el asesinato de las jóvenes, de que la Justicia ecuatoriana no tiene voluntad de profundizar las pesquisas y quiere cerrar rápidamente el caso, y de que habría mezcladas en el doble homicidio personas socialmente influyentes.

Estas dudas se extienden incluso al propio abogado de ambas familias, el letrado Osiris Sánchez, quien como hipótesis cree que además de los dos acusados que serán llevados a juicio, se tendría que haber mínimamente investigado a un policía que trasladó a las jóvenes en su vehículo hasta la casa de Mina Ponce, en el paraje Nueva Montañita, a unas 20 cuadras de la villa central del paradisíaco balneario del Pacífico.

Segundo Mina Ponce, el principal acusado, y en cuya casa se hallaron pertenencias de las chicas, se autoincriminó del doble homicidio en varias declaraciones ante la Justicia pero siempre cambió la versión.

Primero involucró al Rojo Rodríguez, después lo desincriminó, luego señalaría a cuatro personas más como autores del hecho: tres colombianos a los que no podía identificar y un venezolano que vendía drogas en Montañita.

El personaje venezolano estuvo detenido hace poco tiempo pero nunca por el caso de Marina y Majo, en el que ni siquiera fue imputado.

Hoy las familias Menegazzo y Coni darán una conferencia de prensa anunciando que han acudido con la medida cautelar a la CIDH.

Dicen en el entorno de la familia que tienen gran expectativa en que el organismo internacional, que es la fiscalía de la Corte Interamericana, intervenga rápidamente ante el Estado de Ecuador para salvaguardar la investigación.

La jugada judicial tiene como objeto que al menos el caso mantenga su rango de cuestión de Estado, como al principio cuando personalmente se involucró el presidente Rafael Correa.

Fuente:

Más Leídas