"Las dudas siguen en pie, pero vamos a ir con cautela", dicen las hermanas

Lo expresaron las hermanas de Marina Menegazzo y María José Coni luego de la visita del embajador Luis Juez.

Mientras en Ecuador la madre de María José Coni (22) recorría el balneario de Montañita, insistiendo en que su hija y Marina Menegazzo (21), asesinadas allí el 23 de febrero, fueron víctimas de una red de trata de personas, en Mendoza ambas familias bajaban el tono a esta hipótesis, que prefirieron no ratificar luego de recibir la visita del nuevo embajador argentino en ese país, Luis Juez, y de la vicegobernadora de Mendoza, Laura Montero.

Paralelamente al desarrollo del encuentro en el domicilio de la familia Menegazzo, en Godoy Cruz, desde Ecuador llegaban buenas y malas para los parientes de las jóvenes asesinadas.

Las buenas, que el presidente Rafael Correa se manifestaba abierto a que intervinieran peritos argentinos y se mostraba piadoso con los familiares de las muchachas a pesar de las críticas y sospechas de éstos de que Ecuador quiere cerrar el caso rápidamente para evitar un escándalo.

Las malas: la aparición de un nuevo testigo, un taxista, que aseguró haber llevado a Marina y a María José a pedido de ellas hasta la casa donde habrían sido asesinadas y donde pasarían la noche.

Esta posibilidad, que a los investigadores ecuatorianos no les parece para nada descabellada, resulta inconcebible para los padres y hermanos de las jóvenes, que no aceptan de ningún modo que ellas se hayan ido a pasar la noche a la casa de un desconocido, porque, aseguran, tenían medios para alojarse y esperar. Estas y otras dudas del caso son las que alentaron la sospecha sobre el rápido esclarecimiento y la hipótesis familiar de la trata de personas.

Y aunque ayer no negaron lo ya expresado, tras el encuentro con Luis Juez y Laura Montero, los Menegazzo y los Coni prefirieron no insistir y tomar una postura de cautela.

En la conferencia de prensa que dieron Leticia y Paula Menegazzo y María Emilia Coni, hermanas de las víctimas, demostraron tranquilidad luego de que el embajador les confirmara que un grupo de peritos forenses de la Policía Federal intervendrá en la investigación del crimen y la identificación.

"Estamos mucho más tranquilos, recibiendo el apoyo del Gobierno argentino y trabajando juntamente con el de Ecuador y eso está muy bien. Vamos a tratar de que los peritos argentinos vayan a Ecuador y confirmen que se trate de nuestras hermanas", afirmó Paula. Y reveló que "las identidades no se han confirmado porque nuestros familiares no pudieron reconocer los cuerpos".

A pesar de que declinaron referirse o insistir en que las chicas fueron víctimas de un red de trata, Leticia aclaró que "las dudas que tenemos siguen en pie, hay muchas cosas que no nos cierran pero nos vamos a remitir a los hechos, vamos a esperar la información objetiva, queremos ir con cautela, sabemos que esto va a ser lento, queremos que el proceso avance y que todo se esclarezca de la forma más fidedigna posible".

En contraste, Gladys Steffani, mamá de María José Coni, le decía al canal Todo Noticias mientras visitaba la casa donde habría sido el crimen: "Jamás, jamás mi hija pudo haber venido acá. No sé qué pudo haber pasado pero no me voy de acá mientras no sepa todo".

-Ratificó. El presidente Rafael Correa se refirió a las críticas de los familiares de las jóvenes y dijo que "se resolvió muy rápido y no fue un invento del gobierno; entiendo a las familias, tengo una hija de 22, y quiero que tengan todas las certezas".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas