policiales - El Algarrobal El Algarrobal
viernes 04 de marzo de 2016

La víctima del robo de $400 mil y un arma en asalto no radicó la denuncia

Ocurrió en la madrugada en una casa de Las Heras, a la que ingresó un grupo armado que habría tenido el dato.

Un golpe mayúsculo perpetró este jueves a la madrugada un grupo de delincuentes que ingresaron a una vivienda de Las Heras, de donde robaron la suma de $400.000 en efectivo y un arma calibre 40 marca Smith & Wesson.

Lo curioso de este caso es que la víctima no radicó la denuncia correspondiente en la Oficina Fiscal 14, de El Algarrobal, sobre todo teniendo en cuenta de que en el medio hay un arma robada, lo que debería ser puesto en conocimiento del Registro Nacional de Armas (RENAR).

Este nuevo atraco se registró después de otro hecho similar ocurrido el 25 de febrero pasado en Maipú.

En ese lugar, los delincuentes también robaron una elevada suma de dinero y varios elementos.

Cómo sucedió
Eran las 3.30 aproximadamente, según la escueta información que obra en manos de la Fiscalía, cuando un grupo no precisado de personas armadas sorprendieron a la familia de Oscar Raúl García Guzmán mientras descansaban en su casa de calle Aristóbulo del Valle al 400.

Los delincuentes –no hay información respecto de por dónde ingresaron– despertaron a los moradores a punta de pistola.

A los gritos y sin darles tiempo a nada, los maleantes le exigieron al propietario de la vivienda que les entregara todo el dinero que tenía en su poder.

Evidentemente los asaltantes contaban con el dato cierto de que en esa casa había mucha plata.

El datero fue exacto ya que García habría cobrado la suma de $400.000 producto de una operación comercial que no fue especificada al carecer de una denuncia de la víctima.

Una vez que embolsaron el dinero, siempre manteniendo a la familia apuntada, los delincuentes no se conformaron con ello y siguieron recorriendo la vivienda hasta que encontraron la pistola de grueso calibre.

Y también se apoderaron de ella.

Una vez que contaron con tan importante cifra y el arma, emprendieron la huida dejando inmersos en el terror a todos los integrantes de la familia García.

Apenas se recuperaron del shock que les significó haber sido despertados de semejante manera –no se sabe si los asaltantes actuaron encapuchados– llamaron al 911.

Sin perder tiempo desde allí enviaron a efectivos policiales que cuando hablaron con el hombre, según trascendió, no fueron tratados bien (posiblemente porque aún estaba shockeado) y cuando le dijeron que iban a convocar a la Policía Científica para que hiciera el relevamiento de huellas, en el supuesto caso de que los delincuentes las hubieran dejado durante su recorrida por la vivienda, García se negó terminantemente a aceptar dicha intervención.

Interrogante
No es la primera vez que víctimas de la inseguridad se niegan a radicar la denuncia en la oficina fiscal correspondiente.

Esto independientemente de lo que les hayan robado.

En el caso particular de ayer lo que inquieta a las autoridades es lo más importante: que no se denunció la sustracción de un arma.

Según trascendió, la Fiscalía habría citado a la víctima para que lo haga.

El ataque a otra familia
Una familia de Maipú fue atacada el jueves de la semana pasada por tres delincuentes armados que se alzaron con $475.000 de ahorros y varios elementos.

Los maniataron, los golpearon y se llevaron la importante suma de dinero. La dramática situación se vivió ese día alrededor de la 1 en el barrio privado Furlotti, en Maipú. Javier Bendramini (45) estaba en su casa junto con su esposa, Carina (41), y una de sus hijas, de 11 años. La otra hija del matrimonio, de 17, estaba en la vivienda de unos vecinos.

Cuando la familia se disponía a descansar, dos delincuentes se metieron por la ventana de la cocina y rápidamente mostraron las armas de fuego que portaban. Otro de los ladrones entró por la puerta y, según las víctimas, afuera otro sujeto hacía de "campana".

"Uno de los tipos me agarró –señaló a Diario UNO Bendramini– y me dijo 'es cortita, a nosotros nos mandaron, nos pasaron el dato. Los batieron, dame la plata'. Sabían a lo que venían, no hay dudas". Los malvivientes los redujeron atándolos con precintos y hasta con algún golpe. Luego comenzaron a revolver varios sectores de la propiedad. "No encontraban la plata y dijeron 'trae la plancha así empiezan a hablar'", contó Javier con referencia a que si no decían dónde estaba el dinero los iban a quemar.

Finalmente los delincuentes dieron con una caja fuerte que contenía los $475.000 entre cheques y efectivo de esta familia de comerciantes, con los que pensaban hacer un viaje.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas