policiales - Godoy Cruz Godoy Cruz
miércoles 16 de noviembre de 2016

La ruta de las armas I: cómo entran y salen de Mendoza

Los delitos a punta de pistola son un factor rutinario en la provincia y denotan un problema que parece no tener solución próxima.

Más de la mitad de los homicidios ocurridos este año en la provincia tuvieron un arma de fuego como protagonista. El mercado ilegal de las armas crece, se convierte en un símbolo de la delincuencia juvenil y es un problema para el cual las autoridades no han encontrado soluciones concretas.

Día a día, la presencia de armas de distinto calibre ha aumentado en las calles mendocinas. Desde el Ministerio de Seguridad informan rutinariamente sobre detenidos con portación, robos y amenazas cometidos a punta de pistola y, en el peor de los casos, muertes por proyectiles de plomo.

Un efectivo policial de la Unidad Búsqueda de Prófugos realizó una investigación al respecto en su proyecto de tesis para ser licenciado. Miguel Salinas, quien ha estado activamente involucrado en investigaciones contra grandes narcobandas provinciales, determinó el camino que recorren las armas y municiones en el mercado negro.

Una extensa ruta

El mercado negro de armas se abastece de distintas formas. En menor medida, los delincuentes obtienen sus fierros o herramientas –tal como las denominan- robando a personal policial o en asaltos a domicilios de personas que tienen armas, ya sea para seguridad o con fines recreativos, como la caza.

Sin embargo, la afluencia más importante proviene de dos vertientes. Por un lado, en sintonía con el camino de las drogas, ingresan de forma ilegal por la triple frontera con Paraguay y Brasil y por el límite con Bolivia. Amplias extensiones de terreno y escaso control ayudan a los contrabandistas que llevan y traen elementos.

El armamento llega hasta Mendoza y suele quedarse, en su mayoría. Otro poco es distribuido a provincias cercanas. Las autoridades no tienen referencias de que en los últimos 3 años las armas sean trasladadas hacia Chile, tal como suele ocurrir con los estupefacientes, los cuales aumentan considerablemente su valor en el territorio trasandino.

La otra fuente del tráfico es el robo a arsenales oficiales. Argentina es el segundo país productor de armas, por detrás de Brasil. En Mendoza, desde 2008 se contabilizan cuatro asaltos de gran importancia que golpearon las altas esferas del Ministerio de Seguridad y del Ejército –ver más abajo-. Ninguno de estos fue resuelto y gran parte de las armas continúa circulando en manos de delincuentes.

Si bien un importante porcentaje del mercado ilegal se distribuye en la provincia, existen indicios de armas que se han encontrado en otros puntos del país, por ejemplo, en bandas armadas que se dedicaban al robo de camiones caudales y joyerías en Neuquén y San Juan. Otro dato no menor es que en favelas de Río de Janeiro se encontraron granadas FMK2 de fabricación argentina, similares a las que fueron sustraídas en un robo al Ejército en 2008.

Las rutas de las armas ilegales


Los robos

  • 2 de mayo de 2008: el objetivo fue la sede de la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR) ubicada en el interior del barrio Sol y Esperanza de Godoy Cruz. Los delincuentes se llevaron cerca de 30 armas entre escopetas Itakas, ametralladoras, carabinas y pistolas. Si bien se sospechó que con una de estas armas fue asesinado el joven Matías Quiroga, luego se descartó esta versión.

  • 5 de julio de 2008: ladrones irrumpieron en el Regimiento de Infantería de Montaña (RIM) 16 ubicado en Uspallata. Mediante un boquete, los ladrones se llevaron 3 mil municiones de FAL, pistolas 9 milímetros, armas de fogueo y 6 granadas FMK2.

  • 26 de noviembre de 2001: un robo comando tuvo lugar en la dependencia Depósitos Judiciales, ubicada en calle Sargento Cabral al 400 de Ciudad. En el lugar había 3.000 armas de fuego recuperadas en distintos allanamientos. Los malvivientes se llevaron 500 entre pistolas, rifles, escopetas y ametralladoras. En el 2009, la causa por el robo fue archivada y los 6 sospechosos, sobreseídos.

  • Enero de 2006: las autoridades del entonces entrante Gobierno realizaron una auditoría en las instalaciones de Cuerpos Especiales. Se detectó un gran faltante de municiones y vainas que desató una investigación judicial. La sospecha es que se trató de un robo hormiga durante varios años.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas