policiales - Judiciales Judiciales
viernes 28 de julio de 2017

La mujer demandada por la amante de su marido apeló la sentencia

La Justicia había ordenado en primera instancia a que pague una suma cercana a los 100 mil pesos. Ahora definirá una Cámara Civil.

Un fallo civil en Mendoza que tuvo repercusión nacional tendrá su segundo round. Un mujer que perdió una demanda impulsada por la amante de su esposo apeló la sentencia y quiere evitar el pago de una considerable indemnización.

La sentencia se ventiló el martes pasado. En resumidas palabras, la tercera en discordia, que no sabía que su novio estaba casado, demandó por daños y perjuicios a la mujer que realizó un escándalo en su trabajo cuando se enteró de la infidelidad.

Tras conocerse el veredicto de primera instancia, el abogado de la demandada decidió apelar el fallo. Entre sus argumentos, Juan Félix Bonilla esgrimió que se condenó a su clienta a cubrir gastos terapéuticos que no fueron probados con peritajes psicológicos.

También criticó que la parte vencida deba pagar los gastos del abogado que intervino en un proceso penal anterior. Ese expediente se inició bajo la calificación de injurias y terminó con la esposa admitiendo parte de los hechos y sobreseída. "No puede pagar ahora algo que ya está cancelado y con recibo", afirmó Bonilla.

Por el lado de la demandante, el abogado Emilio Azura afirmó que la mujer está conforme con el fallo. "Aunque el monto no es tan importante, lo bueno es que se obtuvo una sentencia condenatoria reconociendo la ofensa a la cual fue sometida mi cliente", manifestó.

Ahora será una de las Cámaras de Apelaciones en lo Civil la que resuelva el litigio en segunda instancia. Pero ni siquiera en ese caso quedará firme, ya que las partes podrán volver a apelarlo y en ese caso la Suprema Corte de Justicia le pondrá punto final.

Triángulo amoroso

Los hechos que motivaron los procesos penal y civil ocurrieron en 2013. En agosto, una mujer y un hombre comenzaron una relación después de que este último la conociera en un banco céntrico donde trabajaba.

Comenzó un noviazgo donde el hombre incluso le dio las llaves de su cochera para que guardara el auto. También le dijo a su nueva pareja que estaba divorciado de su esposa -no es así- y que vivía en España.

Cuando esta última regresó de Europa y se enteró de la situación realizó un escándalo en el banco donde trabajaba la amante. Incluso habló con sus jefes y le pidió que la echaran porque solía conquistar a distintos clientes de la sucursal.

En el fallo civil los gerentes de la entidad declararon y aseguraron que su empleada jamás había tenido inconvenientes de este tipo. Por el contrario, es buena persona y de bajo perfil. La juez Rosana Moretti condenó a la esposa a que pague 60 mil pesos -con lo intereses la suma llega casi a 100 mil- en concepto de gastos terapéuticos, honorarios de abogados y daño moral.

Fuente:

Más Leídas