policiales - Facebook Facebook
viernes 15 de julio de 2016

La investigación paralela de una familia que apunta a que un joven murió asesinado y no por accidente

Se trata de la muerte de Diego Guyet, ultimado de un disparo en San Martín a mediados de marzo. Para la Justicia se trató de una negligencia, pero hay puntos confusos.

Dudas, cabos sueltos y un sinfín de preguntas sin respuestas. Los familiares de Diego Guyet (20), asesinado de un disparo en una confusa situación ocurrida en San Martín en marzo pasado, exigen que se profundice la investigación y se aclaren varios puntos. Sin embargo, para la Justicia el caso está casi esclarecido.

El autor del disparo que ultimó al joven está identificado como Lucas –se reserva su apellido-, tiene 16 años y se encuentra en libertad. No sólo por el hecho de ser menor de edad, sino que para la Justicia todo se trató de un accidente cuando los jóvenes manipulaban un revólver. Una de las versiones más fuertes en el expediente es que los chicos estaban jugando a la ruleta rusa.

"Esa fue la primera historia que nos contaron a nosotros. Pero después nos dimos cuenta que hay varias cosas que no cierran", manifestó Florencia Guyet, una de las 11 hermanas del muchacho. Una página de Facebook sembró la duda inicial que luego fue tomando fuerza con el correr de la investigación paralela que lleva adelante la familia.

Bajo un perfil anónimo, desde el perfil de la red social sindicaron a Gonzalo Aguilar y Jorge Alberto Arce como partícipes del homicidio. El primero de ellos se encuentra en pareja con una de las hijas de Carlos Metralleta Pérez, el ex boxeador que estuvo acusado por la muerte de José Luis Bolognezi y terminó absuelto. Hace exactamente un año, otra de las hijas de Pérez se quitó la vida en una obra en construcción ubicada en San Martín.

"Nosotros sabíamos que Diego estaba con esta chica que se suicidó y habían terminado la relación hacía tiempo. Nos llegaron comentarios que tras el suicidio Aguilar mandó a Lucas a matar a mi hijo em forma de venganza", detalló Mirta Lucero, madre de Guyet.

Tanto Aguilar como Arce han estado en boca de los investigadores varias veces. Son sospechados de haber cometido un asalto a mano armada a dos empleados de una estación de servicio de San Martín en los últimos días de enero pasado. En el atraco, los delincuentes se llevaron más de 500 mil pesos que las víctimas iban a depositar en un banco Galicia.

"Mi hijo nos advertía que si le pasaba algo, Aguilar tenía una plata de él. El ya sabía que lo iban a atacar", manifestó la progenitora. "Un mes antes de ser asesinado se había hecho muy amigo de Lucas. Este venía a mi casa a buscar una mochila. Cuando declaró tras el asesinato, se contradijo en cuatro ocasiones", agregó.

Otra de las dudas que surge de la familia es un informe del Hospital Central donde los profesionales de la Salud dejaron asentado que cuando Guyet ingresó al nosocomio tenía, además de la herida de bala en la cabeza, dos marcas de quemaduras en el tórax. Sus familiares sospechan que fue picaneado. Sin embargo, en el informe del Cuerpo Médico Forense no se consignó nada al respecto.

"Le presentamos las capturas de Facebook a la jueza Delia Sánchez pero nos dijo que no servían como prueba y que el expediente estaba casi cerrado", explicó Florencia. Sin embargo, ante la insistencia, la magistrada extrajo una compulsa para que el fiscal de Menores Paulo Gil profundice la causa.

"Queremos saber qué pasó. Hay muchas cosas que no nos cierran y no vamos a parar hasta saber la verdad", concluyeron las mujeres.

diego guyet.jpg
La víctima fatal tenía 20 años.
La víctima fatal tenía 20 años.

Confuso

El miércoles 10 de marzo pasado, en horas de la madrugada, Diego Guyet se encontraba con un grupo de amigos en el interior del barrio Jardín de los Andes. Minutos después, el joven ingresó al Hospital Perrupato con una herida de arma de fuego en el rostro.

Por la gravedad del caso, lo trasladaron hasta el Hospital Central, donde perdió la vida en horas de la tarde. Los testigos que estuvieron presentes dieron varias versiones, desde que estaban jugando a la ruleta rusa hasta que habían intentado robarles.

Fuente:

Más Leídas