La defensa del fiscal Giunta apunta al archivo de la causa porque "no hay delito"

Los abogados defensores esperarán los resultados de las primeras medidas probatorias, aunque entienden que no prosperará el expediente porque no hay amenazas ni lesiones.

La investigación por violencia de género contra el fiscal especializado en ese tema Fernando Giunta ya tomó sus primeras medidas. La defensa del magistrado apunta al archivo de la causa ya que entienden que no se denunció ningún delito.

En las últimas horas del domingo se inició el expediente penal que está en manos de la fiscal correccional Gabriela García. La primera medida se tomó este martes: se dictó una prohibición de acercamiento de Giunta a su pareja. Se espera que en las próximas horas, el investigador judicial sea notificado sobre esto.

Por otro lado, la magistrada a cargo de la pesquisa ordenó que se desgraben una serie de audios que presentó la denunciante. Presuntamente, en ese material quedó registrado el maltrato verbal que Giunta habría ejercido sobre su esposa -se casaron en diciembre pasado-. Fuentes judiciales detallaron que entre el miércoles y el jueves estará finalizada esa evidencia.

En paralelo, se están realizando los peritajes psicológicos para descartar que la denunciante tenga indicios de fabulación y comprobar que tenga rasgos de haber sufrido violencia de género.

De una forma u otra, los abogados defensores del acusado, Mario Luquez Ríos y Juan Manuel Riffo, apuntan a que la causa penal quede archivada. Esto es porque, en un principio, Giunta no será imputado por ningún delito.

Sucede que su pareja no denunció lesiones ni amenazas de su parte sino maltrato económico y verbal. Esto no está tipificado en el Código Penal, por ende sería más viable que sea resuelto en el fuero civil o de familia que en en una Fiscalía Correcional.

Sí existe una posibilidad de que el fiscal de Violencia de Género sea acusado penalmente por abuso de autoridad. Esto es porque su esposa aseguró que en una ocasión le dijo que mandaría a la Policía a seguir a su exnovio.

En la jornada del lunes, pese a no ser citado, Fernando Giunta se presentó ante las autoridades y brindó una declaración formal en el expediente. En su testimonio habló sobre este último punto. Según comentaron sus abogados defensores, es que el magistrado tenía temor porque la expareja de su esposa -ambos eran compañeros laborales- la acosaba constantemente. "Por eso le había comentado esto pero nunca mando policías a seguirlo. Su esposa renunció a ese trabajo entonces", argumentaron.

"Giunta se mostró muy triste por lo acontecido porque ellos tuvieron una relación de noviazgo excelente", agregaron.

Habrá que esperar los resultados de las distintas medidas solicitadas por la fiscal Giner para esclarecer la denuncia que, por estos días, motivó el apartamiento del acusado de la Fiscalía de Violencia de Género. El archivo por la inexistencia de delitos o la imputación del magistrado -con un desafuero previo- son las dos posibles resoluciones.

Fuente:

Más Leídas