policiales policiales
martes 19 de septiembre de 2017

La condenaron a prisión perpetua por el asesinato de sus dos pequeña hijas

La acusada que durante el juicio había admitido que las "corregía a chirlos", pero que nunca tuvo la intención de matarlas, señaló a los jueces que no tenía más por decir. Ocurrió en Santiago del Estero.

Celsa Sández, la joven de 25 años acusada de asesinar a golpes sus hijas de 18 meses y tres años, fue condenada en las últimas horas a prisión perpetua en Santiago del Estero.

La acusada que durante el juicio había admitido que las "corregía a chirlos", pero que nunca tuvo la intención de matarlas, señaló a los jueces que no tenía más por decir y tras escuchar en silencio la sentencia, rompió en llanto.
Según las autopsias ambas niñas sufrieron una contusión cerebral producto de los golpes, lo que les produjo hemorragias internas a nivel craneal, lo que les provocó el deceso.

Después de más de un mes, este lunes se conoció el veredicto en contra de la mujer que permanecía detenida desde junio de 2014, cuando salieron a la luz las muertes de las dos niñas.

Poco después del mediodía las partes se dieron cita en la sala de audiencias y el presidente del tribunal reabrió el debate para darle la oportunidad a Celsa de hablar por última vez, pero la joven sólo atinó a manifestar que ya no tenía nada más para decir, publica el diario El Liberal.

Se pasó a un cuarto intermedio por unos minutos para que los miembros del tribunal deliberaran, mientras crecía la expectativa para saber cuál era su decisión, pese a que prácticamente nadie acompañó a la imputada durante las audiencias, ni tampoco estuvo presente el padre de las dos niñas.

Finalmente, después de las 13:00, los jueces dictaron su sentencia.

A través de la secretaría, se dio lectura al fallo en el que especificaron que los hechos que se le endilgaban, le eran atribuibles a su persona y que debían encuadrarse en la figura de doble "homicidio calificado por el vínculo en concurso real de delitos".

Siguiendo con la lectura, señalaron que el tribunal, integrado por Alfredo Pérez Gallardo, María Angélica Peralta de Aguirre y María Eugenia Carabajal, por unanimidad, condenaban a prisión perpetua a Celsa Sández por entender que era culpable del crimen de sus hijas, descartando cualquier tipo de atenuantes.

La joven no emitió palabra alguna. Sólo dejó caer sus lágrimas mientras escuchaba que los jueces ya habían definido su suerte.

El presidente del tribunal dio por finalizado el juicio y Celsa se puso de pie, saludo a su defensora, María Cecilia Pinto, y luego se retiró de la sala esposada para regresar a su lugar de detención.

Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas