policiales policiales
martes 26 de abril de 2016

La banda de La Yaqui, una trama familiar en manos de la Justicia Federal

Jaquelina Vargas, su hija, la suegra, su sobrino y cuatro hermanos están acusados de tenencia, tráfico, comercialización de drogas y lavado de dinero.

El esperado juicio oral y público en la Justicia Federal para Sandra Jaquelina Vargas y su familia comenzó el lunes a las 9.30 con un amplio operativo de seguridad interna y externa para evitar posibles fugas.

La primera hora del debate se lo llevó la lectura de las causas por las cuales deben responder La Yaqui, su hija Silvina Gelvez, su suegra Nora Gatto, su sobrino Jonathan Brizuela y cuatro hermanos de la señalada líder narco, Patricia, Carlos, Silvana y Romina.

Se los acusa de tenencia, tráfico y comercialización de estupefacientes y La Yaqui está señalada como quien daba las órdenes a toda la organización. Además, están acusados de lavado de dinero.

Luego de la captura de la mujer sospechada de liderar el mundo de la droga en los barrios del oeste de Godoy Cruz, los investigadores secuestraron seis vehículos de alta gama y 12 motos, además de embargar seis inmuebles, entre viviendas y lotes.

La querella sostiene que no ha habido posibilidad de que la familia Vargas pueda acceder a la compra de estos bienes con los empleos que aseguraron tener, por lo que denunciaron que hubo lavado de dinero.

Al descubierto
La causa que motivó la investigación de esta banda que trabajaba en los barrios del oeste de Godoy Cruz fue una denuncia anónima que daba cuenta de narcomenudeo en el barrio Campo Papa.
Es por eso que desde el Departamento contra el Narcotráfico de la Policía de Mendoza, comenzó un trabajo de escuchas telefónicas a los imputados.

El comisario Juan Marcelo Rivera, quien coordinó las llamadas telefónicas, y el oficial inspector Nicolás Alejandro Feiner –participó en las escuchas– afirmaron el vínculo de todos los implicados en el comercio de drogas, tanto cocaína como marihuana.

Los testigos aclararon que, a partir de la información recabada de los teléfonos pinchados, se pudo dar cuenta de varios pedidos y pagos de drogas ilegales, con montos que ascienden en algunos casos los $50.000. Además, sostuvieron que en la cadena de mando, detrás de La Yaqui estaban su hermana Patricia, su suegra Nora y sus otros hermanos: Silvana, Romina y Carlos.

La líder
La Yaqui está sospechada de manejar la comercialización de estupefacientes en los barrios Campo Papa, Los Toneles y Lomas de Chacras, y en la zona de las calles Salvador Arias y Chuquisaca.

La defensa hizo planteos al Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº2, presidido por Alejandro Piña e integrado por Fátima Ruiz López y Gretel Diamante, quienes desestimaron planteos de la defensa.

Además deben rendir cuentas en la Justicia provincial
El 29 de diciembre del año pasado el fiscal de instrucción de Godoy Cruz, Juan Carlos Alessandra, elevó a juicio la causa contra Jaquelina Vargas y siete de sus familiares.

A La Yaqui le endilgó los delitos de asociación ilícita y falso testimonio agravado. Asimismo, mandó a juicio a la hija de Vargas, Silvina Gelvez, las hermanas de la mujer (Karen, Silvana y Nataly), y a su hermano Carlos Vargas alias El Guatón, por los mismos delitos y en el caso de este último se le adjudica, además, un intento de homicidio y coacciones agravadas. Un sobrino de la mujer, Carlos Guillermo, alias El Juniors, tiene en su haber dos abusos de armas y homicidio agravado por premeditación y por el concurso de 2 o más personas que tiene una pena de prisión perpetua. Otro sobrino de La Yaqui, Jonathan Daniel –hijo de una hermana– está sospechado de ser miembro de la asociación ilícita en dos causas, por abuso de armas y también por un homicidio agravado por uso de arma de fuego.

El listado de imputados no termina en él. Le sigue Luis Valdivia, pareja de una hermana de La Yaqui, a quien el fiscal Alessandra lo acusó del delito de partícipe primario en falso testimonio.

También deberá responder ante la Justicia provincial Pablo Andrés Luca Vargas, sobrino de la supuesta líder, por abuso de armas.
Fuente:

Más Leídas