Kosaka Kumiko ya se instaló en una casa y es cuidada por otra monja

La religiosa goza de la prisión domiciliaria, con pulsera electrónica y custodia penitenciaria. Un documento que cuestiona la decisión judicial tiene el aval de 48 ONG.

Al cuidado de una "hermana" en la fe y en un domicilio que no se dio a conocer, pasó la noche del jueves la monja Kosaka Kumiko (42), quien está acusada de ser partícipe primaria y autora de abusos sexuales en el instituto para niños sordos Antonio Próvolo.

Allí esperará el juicio luego de que la Primera Cámara del Crimen le otorgara la prisión domiciliaria, que por estos días cumplirá con una pulsera electrónica y con guardias penitenciarios, hasta tanto se conozcan los resultados de la pericia psicológica realizada a la monja que la alberga, un requisito habitual para otorgar la domiciliaria. Esta medida podría conocerse el lunes.

Tras la polémica que se levantó con la decisión de que Kosaka gozara de este beneficio, la asociación de derechos humanos Xumek, a la que pertenecen algunos abogados querellantes, difundió un documento resaltando que Kumiko no cumplía con los requisitos exigidos para acceder a esa prisión domiciliaria.

"Todas las pericias psicológicas consideran que la imputada no debería ser incorporada al régimen de detención domiciliaria, dado que se presume no se sometería a los límites que dicha medida implica", destaca el escrito que en dos días consiguió el aval de 48 organizaciones sociales, partidarias y sindicales entre las que resaltan la Asociación Padres Autoconvocados de Niños, Jóvenes y Adultos con Discapacidad y la Asociación Movimiento Sordo Mza, por los niños niñas sordas.

Piden anular dos testimonios
En la jornada de ayer, en la causa Próvolo se realizó una audiencia en la que se debía analizar el pedido de la defensa de los sacerdotes involucrados, quienes solicitaban anular dos testimonios brindados por víctimas en cámara Gesell y suspender otras dos declaraciones a través del mismo dispositivo, ya que cuestionaban el trabajo de los peritos traductores de las víctimas.

"Los defensores recusaron la interpretación de los peritos traductores y presentaron un informe de Adajus (Acceso a la Justicia para Personas con Discapacidad) que las critica, pero esa asociación no es parte en la causa y por eso nosotros nos oponemos a esa recusación", sostuvo uno de los abogados de las víctimas Oscar Barrera.

Si bien la resolución de esto está en manos de la titular del 4º Juzgado de Garantías, Alejandra Alonso, trascendió que las medidas que ha interpuesto la defensa de los religiosos imputados ha logrado que ya por tercera vez se frene la declaración que iban a dar dos víctimas en cámara Gesell.
Fuente:

Más Leídas