policiales policiales
jueves 30 de junio de 2016

Juzgan a un celador por abusar de dos alumnos de 6 años

Los pequeños cursaban el primer grado y dijeron que Diego Molina los llevaba a un cuarto de la escuela donde los habría manoseado. Sobre él pesa otro juicio

Con la declaración de la directora y dos maestras de la escuela 1-206 Pedro Serpes, de Junín, comenzó ayer el juicio por abuso contra Diego Molina (30), quien es celador de esa escuela y que está acusado de haber manoseado a dos niños de 6 años, que el año pasado cursaban allí el primer grado. Además declaró ayer la madre de uno de los niños, quien ratificó lo que había dicho en la instrucción. Vale aclarar que Molina ya era un hombre conocido en la zona, ya que el 26 de setiembre de 2013 conducía ebrio su VW Gol y atropelló y mató a Marianela Olmedo (21), quien estaba embarazada.

El tribunal, integrado por Viviana Morici, Armando Martínez y Darío Dal Dosso, decidió que el debate fuera oral, pero no público, debido a la naturaleza del delito juzgado y a la edad de las víctimas. Por eso, la prensa debió mantenerse fuera de la sala y solo pudo guiarse por lo que dijeron después, con cierto resguardo, el defensor de Molina, Eduardo de Oro, y el fiscal de Cámara, Oscar Sívori.

Las acusaciones que llegaron a juicio se sitúan en agosto de 2015, en la semana entre el lunes 17 y el viernes 21. Los dos niños de primer grado que acusaron a Molina relatan más o menos lo mismo.

En algún recreo, el celador llevó al niño (uno por vez) a un cuarto de servicio y allí lo manoseó. El mismo relato hizo el otro alumno e, incluso, después de la primera denuncia, se sucedieron otros siete relatos similares en esa escuela, pero la fiscalía solo tuvo en cuenta estos dos que llegaron a juicio, ya que consideró que los otros podían ser parte de una psicosis general entre la comunidad educativa de la escuela Serpes.

En ambos casos, la Fiscalía sostiene que hubo tocamientos, pero descartó que se haya producido penetración. Incluso, se estimó que la lesión que presenta uno de los nenes en la zona anal, no es compatible con la de un abuso sexual consumado.

La directora de la escuela y las dos maestras que declararon ayer sostuvieron una versión también similar a la que ya habían declarado en instrucción: que no observaron nada extraño, que el comportamiento de los niños era normal y que también lo era el del acusado Diego Molina, en quien no notaron ninguna actitud que las pusiera en alerta.

La causa está calificada como abuso sexual gravemente ultrajante en concurso real con abuso sexual simple. Ayer fue la primera jornada y se espera que las partes puedan alegar el próximo martes.
Vale recordar que tiene pendiente una causa por homicidio culposo y que es una acusación anterior a la de este juicio.

En la madrugada del 26 de setiembre de 2013 Molina, en estado de ebriedad, protagonizó dos accidentes de tránsito. Primero, en San Martín, chocó contra un colectivo y se dio a la fuga y luego, varias cuadras más hacia el sur y en el distrito de la Colonia, embistió a Marianela Olmedo (21), que cursaba su quinto mes de embarazo e iba en bicicleta a un control ginecológico.

De allí Molina también escapó, mientras la chica agonizaba sobre el pavimento.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas