policiales policiales
jueves 28 de julio de 2016

Juzgan otra vez a un policía por el crimen de un bailarín

Lo dispuso la Suprema Corte. Rubén Agosti había sido absuelto por la muerte de Ezequiel Torres en el 2012. El joven fue a la despensa de la madre del efectivo en Maipú. Recibió 2 tiros al ser confundido con un ladrón

Volverá a sentarse en el banquillo de los acusados un policía de 29 años que fue absuelto en una causa en la que estaba imputado por el homicidio del bailarín de folclore Ezequiel Torres (22) porque el tribunal entendió que lo había confundido con un asaltante.

La fiscal de cámara Susana García presentó un recurso de casación, al que le dieron lugar.

La Suprema Corte de Justicia de la provincia no coincidió con la Séptima Cámara del Crimen (la cual consideró que el policía Rubén Darío Agosti actuó en legítima defensa) y volverá a ser juzgado ya que se ordenó que se anule la sentencia. El fallo lleva la firma de los ministros Omar Palermo y Mario Adaro.

El crimen
Torres fue asesinado de dos disparos el 11 de noviembre de 2012 cuando se encontraba en una despensa de la calle Padre Vázquez al 900 de Maipú. Había concurrido al negocio, propiedad de la madre de Agosti, para pagarle el alquiler del departamento que habitaba junto con su novia. Mientras esperaba ser atendido, dos ladrones armados ingresaron al local.

La madre del efectivo comenzó a gritar pidiendo ayuda y con un arma enfrentó a los delincuentes. Salió un disparo y la mujer cayó al piso.

El policía, que se encontraba en la planta alta, bajó corriendo llevando en su mano derecha el arma reglamentaria. Al ver a su madre en el suelo y a Torres cerca de ella, pensó –según declaró en el juicio– que era uno de los delincuentes y le disparó en dos oportunidades.

El muchacho murió después de entrar al hospital Paroissien.

Sin condena
La Séptima Cámara, en ese entonces integrada por María Belén Salido, Gabriela Urciuolo y Agustín Chacón, no lo condenó a pesar de que la fiscal de cámara Susana García había pedido para el policía 4 años de prisión.

La decisión de absolverlo provocó una gran indignación en la familia y amigos de la víctima, quienes aseguraban que había pruebas para condenarlo. Por esta razón, impulsaron el pedido de casación que finalmente fue presentado por la fiscal García.

Para sostener su petición, argumentó que ninguno de los tres jueces de cámara tuvieron en cuenta la declaración de una de las testigos principales de la causa, Melisa Stocco, en ese momento pareja de Torres.

"Se descontó la versión de la testigo", indica la presentación, y agrega que el relato del acusado en el cual detallaba por qué disparó ofende el sentido común.

El acusado, por su parte, dijo que la víctima se encontraba caminando hacia el extremo del mostrador del almacén de Maipú y al escuchar su llegada se aproximó a la madre del uniformado. Esto, para la representante del ministerio público "ofende el sentido común" porque "nadie en su sano juicio hubiera actuado de esa manera cuando un sujeto armado le ha solicitado que se quede en su lugar".

Además García consignó en su apelación que Torres fue baleado por la espalda, lo que demuestra que Agosti no estaba amenazado en ese momento. "Dos disparos por la espalda a un joven que no es el agresor, y calificar el hecho de error resulta, al menos, forzado", indicó y agregó que "aún siendo un asaltante, estaba de espaldas, indefenso y sin armas".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas