policiales - San Rafael San Rafael
martes 15 de marzo de 2016

Juzgan al Chula Martínez en San Rafael por un crimen pasional

Es por el asesinato de Walter Manuel Martinez (alias Tato), ocurrido el 23 de febrero del año pasado.

Este lunes comenzó en Tribunales de San Rafael el juicio por el asesinato de Walter Manuel Martinez (alias Tato), ocurrido el 23 de febrero del año pasado cuando fue apuñalado en la vereda de la calle Deoclesio García al 500 de esa ciudad.

Por el hecho está imputado Adrián El Chula Martínez, que se sentó en el banquillo de los acusados y fue el primero en declarar en el debate que lleva adelante la Segunda Cámara del Crimen, presidida por Fabián Hatallah.

Martínez dio su versión de los hechos señalando que tenía problemas con la víctima y que se sentía amenazado porque me prohibían el paso por ese lugar y que el crimen fue como consecuencia de defenderse de varias personas que lo habían atacado por una cuestión de territorio, desestimando la hipótesis de la fiscalía que intentará demostrar que hubo "una cuestión de polleras entre ambos".

Es que aparentemente el fallecido habría tenido algún contacto con la novia del Chula y este juró venganza desde el perfil de Facebook de la novia, según señaló una alta fuente judicial.

Lo cierto es que El Tato en esa siesta del verano pasado recibió dos puñaladas, que terminaron con su vida.

El hecho provocó que desconocidos vinculados con la víctima intentaran tomar venganza por mano propia y luego del homicidio atacaron los vehículos que el padre del acusado tenía frente a su domicilio. Ante el temor de una represalia, los padres del Chula pactaron la entrega de su hijo.

Además del acusado hubo otros tres testimonios durante la primera jornada del juicio. Uno de una pareja, aportado por la defensa, que viajaba en un camión por la zona del hecho y observó a 4 personas que rodeaban a un quinto que sería El Chula, pero que no pudieron precisar el momento del ataque porque siguieron viaje.

En la causa hay otro testimonio que será fundamental ya que aparentemente una nena de 8 años habría visto el momento exacto en que ocurrieron los hechos. La chiquita, con asistencia psicológica, prestaría declaración el próximo jueves en Cámara Gesell siempre y cuando los especialistas que la atienden den su conformidad para saber si está preparada o no para testificar.

La estrategia del abogado defensor apunta a un hecho en legítima defensa, en cambio la parte acusadora intentará demostrar la principal hipótesis que se sostiene y tiene que ver con un crimen pasional.
En este contexto, la víctima en esa época vivía en San Luis y estaba de visita en San Rafael cuando perdió la vida.
Fuente:

Más Leídas