policiales - Judiciales Judiciales
viernes 16 de septiembre de 2016

Juicio por una pelea en la Arístides que terminó con un hombre parapléjico

Raúl Sebastián Prado (33) recibió un disparo en la espalda tras protagonizar una riña en el boliche Minimoog, durante enero de 2014.

A más de dos años y medio del hecho, en las próximas semanas comenzará el juicio por un hecho ocurrido en un boliche de la reconocida calle Arístides Villanueva, en Ciudad, donde un hombre recibió una golpiza y fue baleado. Desde entonces, la víctima perdió la movilidad de sus piernas.

Raúl Sebastián Prado Cuccia es un bailarín de 33 años que en una de las primeras noches de 2014 protagonizó una pelea donde terminó con heridas en su rostro y con un disparo en su espalda. Para la fiscal departamental Daniela Chaler, dos personas participaron de la agresión.

Uno de los supuestos atacantes fue Elio Lucero González. Según el expediente judicial, fue quien tomó una pistola calibre 9 milímetros y efectuó el disparo contra Prado. El hombre se encuentra alojado en el Servicio Penitenciario ya que recibió la calificación de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, un delito que no es excarcelable y por el cual recibió prisión preventiva. Hace días que su abogado particular renunció al caso y ahora es representado por la defensora oficial Silvina González.

El otro acusado es Bernardo Vera Aballay. Este joven sería quien inició la pelea con Prado y le rompió un vaso de vidrio en el rostro. El delito que pesa en su contra es de lesiones leves y por esto llega al juicio en libertad. Su representante legal es el abogado Pablo Cazabán.

El próximo 30 de septiembre, en la Séptima Cámara del Crimen, se realizará la audiencia preliminar al debate oral y público. Fuentes judiciales aseguraron que en el caso de Lucero son pocas las probabilidades de llegar a un juicio abreviado ya que para esto debería aceptar una pena de cárcel efectiva.

Pelea nocturna

Minimoog era un boliche que estaba ubicado en la concurrida calle Arístides Villanueva, a metros de la intersección con Martínez de Rosas, y funcionó desde noviembre del 2012 hasta mediados de 2014. El 4 de enero de ese año, una pelea se desató en el local bailable y llegó hasta puntos inimaginables para los presentes.

Sebastián Prado, un bailarín de hip hop, había acudido al lugar para pasar la noche. Según sostiene la Justicia, el hombre de 33 años protagonizó una pelea en el interior con Vera, quien lo atacó con un vaso de vidrio y le produjo un corte en el rostro.

La situación no terminó allí ya que en el exterior del establecimiento, cuando Prado buscaba revancha por el ataque, Lucero sacó un arma de fuego de su vehículo y disparo contra el hombre, dañándole la médula espinal.

Prado estuvo varios días internado ya que la bala también le dañó órganos vitales. Si bien pudo sobrevivir, desde entonces perdió la sensibilidad en sus extremidades inferiores.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas