policiales policiales
miércoles 11 de octubre de 2017

Juicio por Trini: testigos de la defensa complican a los tres acusados

El padre de los hermanos Concha, una tía y un finquero declararon a pedido de los abogados de los sospechosos del crimen de Trinidad Rodríguez (8)

El segundo día del juicio por el homicidio de Trinidad Rodríguez (8), abusada, asesinada y quemada en 2016 en Maipú, tuvo declaraciones importantes. Si bien fue el turno de testigos aportados por la defensa, éstos terminaron perjudicando a los tres hermanos acusados.

La Sexta Cámara del Crimen recibió ayer a tres personas que habían sido sugeridas por los defensores oficiales que representan a Jesús (25), Diego (22) y Matías Concha (19), detenidos desde el día del hallazgo de los restos de la pequeña, en una ripiera en Fray Luis Beltrán. El padre de estos hermanos, una tía y un finquero fueron quienes se presentaron ayer ante el tribunal.

El progenitor de los Concha sostuvo la coartada de que sus hijos durante el crimen habían estado en una finca de la zona buscando trabajo. Esto fue lo que dijeron los sospechosos en el momento de su captura para despegarse del caso.

Justamente el encargado de esa finca fue otro de los que declararon y cayó en un error clave. Manifestó que los jóvenes le fueron a pedir trabajo el 11 de marzo del 2016, cuando la desaparición de Trini fue el 11 de abril de ese año. El hombre equivocó las fechas, por lo que sus dichos empezaron a perder credibilidad.

Otra testigo que los complicó a los acusados fue una tía, que aseguró que en la jornada del crimen había estado con ellos tres. Hasta describió detalladamente cómo estaban vestidos. Cuando le preguntaron si en ese encuentro había alguien más, la mujer contestó que también estaba una sobrina. Para sorpresa de los investigadores, en este caso no recordaba qué ropa tenía esta joven, cómo si lo hizo con los sobrinos.

Siguiendo con la declaración de la testigo, otro dato que no cerró fue que dijo que recién se presentó a declarar 20 días después del arresto de los sospechosos porque la defensora de los Concha no sabía dónde podía hacerlo. "Todos cayeron en contradicciones. Los relatos fueron incoherentes, muy armados", explicó una fuente judicial.

En la continuidad del debate, hoy darán su testimonio vecinos del barrio San Cayetano, en donde vivían Trinidad y los tres imputados. Algunos de estos señalan a los hermanos como los responsables del homicidio, por lo que será importante saber si hoy ratifican su versión.

Inclusive uno de los testigos fue quien involucró al más chico de los hermanos, Matías, ya que esta persona aseguró que lo vio en la ripiera en donde hallaron el cadáver con ramas y gomas, presuntamente para prender fuego. La niña luego de ser abusada y asesinada fue prendidada fuego.
La situación de los otros detenidos es más compleja sobre la base de pruebas genéticas. En un calzoncillo de Jesús se detectaron restos espermáticos y ADN de la nena. A partir de ello es que los pesquisas entienden que hubo una situación de abuso.

También en la prenda de este hombre se encontró material genético de uno de sus hermanos, Diego, lo que lo vincula al hecho. Más allá de estos elementos, los tres están imputados por el mismo delito: abuso sexual gravemente ultrajante con homicidio criminis causa –la habrían matado para ocultar el abuso–. Arriesgan prisión perpetua.

Trinidad desapareció en el mediodía del 11 de abril del 2016. Fue raptada cuando iba a tomar el micro para ir a la escuela. Sus restos fueron encontrados en la madrugada del día siguiente.
Fuente:

Más Leídas